Etiquetas

, , ,

HISTORIA

No se conoce con certeza la fecha de fundación de la ciudad, aunque se sabe que en la época romana ya existía un pequeño núcleo. Los musulmanes edificaron en este lugar una fortaleza a la que llamaron Magerit, palabra de la que procede su actual denominación. En torno a este recinto amurallado se desarrollaría, posteriormente, la villa de Madrid. Alfonso VI ocupó el lugar en el año 1083 y transformó la mezquita situada junto a los graneros (almudaina) de la villa en una iglesia dedicada a la Virgen de la Almudena.

Durante la edad media su población no superaba los 3.000 habitantes. En el año 1268 una epidemia la dejó casi deshabitada. A partir del siglo XV Madrid pasó a ser el lugar de residencia, de manera intermitente, de muchos monarcas españoles, hasta el establecimiento de la corte en esta localidad bajo el reinado de Felipe II, en 1561, dada su situación privilegiada en el centro de la Península. Este hecho impulsó su crecimiento poblacional y, por ende, el desarrollo urbanístico, en principio desordenado; así, surgieron los arrabales fuera del recinto medieval y se construyeron numerosos palacios y edificios públicos. Pero fue Felipe III quién consolidó definitivamente la ciudad como sede del gobierno de la Corona. La población ascendía a principios del siglo XVII a más de 80.000 habitantes.

Fueron los Borbones, en especial Carlos III, quienes dieron a la villa y corte su mayor esplendor con la ampliación de su perímetro, la creación de paseos y numerosos monumentos, entre los que destaca el Palacio real que había encargado construir su padre Felipe V.

Durante la guerra de la Independencia la ciudad mostró su oposición al cambio de dinastía y se amotinó contra los franceses en la célebre jornada del 2 de mayo. El siglo XIX tuvo a Madrid como el principal escenario de la política española. La posición de la ciudad fue determinante en todos los cambios políticos que se produjeron. El símbolo que supone el control de la capital como expresión del control del Estado hizo que en la Guerra Civil se convirtiera en el principal objetivo militar de las tropas franquistas. En 1983 Madrid se convirtió en la capital de una comunidad autónoma, la Comunidad de Madrid, cuyo territorio coincide con el de la provincia de Madrid, lo que le ha añadido nuevas funciones políticas y administrativas y, al mismo tiempo, un nuevo signo de identificación. Población (2005), 3.155.359 habitantes.

Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

Tras esta breve historia de la ciudad se podría hablar de esas pequeñas grandes historias que tienen la capital como escenario.

De las muchas que se podrían destacar quizá caben destacar la muerte del conde de Villamediana y aquellas acaecidas en el convento de San Plácido.

El conde de Villamediana era un noble que habitó en la villa y corte durante los primeros años del reinado de Felipe IV, debió ser un personaje bastante turbio y extraño. Este hombre apareció muerto tras una serie de incidentes relacionados de manera relativamente directa con la corte y los reyes.

Ambas tienen como trasfondo unas representaciones teatrales, en la primera de ellas el conde apareció con una banda llena de reales y la leyenda “son mis amores” bordada, esto podía hacer referencia a que el conde y el rey tenían una amante en común, mientras que otros apuntan a que esta leyenda apunta a que el conde era amante de la reina basándose en que durante la representación de la obra El vellocino de oro, en ella, según se dice participaba la joven reina, se declaró un incendio en el teatro donde se representa y el conde como caballero que era se apresuró a salvar a la reina, lo que dio lugar a que se relacionara al rey con su misteriosa muerte

Se podría hacer mención especial al convento de San Plácido, fundado en la madrileña calle de San Roque (según tengo entendido muy próxima a la Gran Vía) fundado a principios del siglo diecisiete por la noble dama Teresa Valle de la Cerda (descendiente directa de los infantes de la Cerda) que a punto de casarse con un noble de muy rancio abolengo encontró su vocación en la santa fe católica. Este convento (del que después de los vaivenes del siglo XIX y de la posterior guerra civil, solo se conserva la iglesia) fue escenario de diversos hechos:

En 1628 en San Plácido habitaban Sor Teresa (la fundadora y abadesa) y unas 30 monjas, amén del confesor del convento, esté hombre seguidor de un tipo de herejía que por expresarlo de alguna manera una persona al llegar a un cierto grado de iluminación no es consciente de si comete un pecado, por lo que este no es pecado; estas mujeres creyendo todo lo que les decía su confesor comenzaron a pensar que estaban poseídas y que el maligno se presentaba ante ellas mediante una figura amenazadora conocida como el peregrino raro llegó todo a tal extremo que la inquisición acabó tomando cartas en el asunto, a la priora se la envió por espacio de cuatro años a otro convento en Toledo, tras los cuales volvió a San Plácido con los mismos honores que tenía antes, mientras que el cura encargado de confesar a las monjas fue enviado a un convento de por vida tras ser humillado y obligado a abjurar.

Unos años más tarde de este episodio, ingresó en el convento una sobrina de la priora, según las crónicas muy hermosa; enterado de ello el conde-duque de Olivares, y conociendo el carácter del rey Felipe IV, logró convencerlo para que conociera a la joven monja

MADRID EN LA LITERATURA

La capital ha sido elegida en muchas ocasiones como escenario para obras literarias de diversa índole.

El autor Benito Pérez Galdós ambientó en ella parte de sus Episodios Nacionales, en los que se mezcla la realidad histórica del siglo XIX (la fratricida guerra carlista, el reinado de Isabel II, etc) con la más absoluta novelización

Más adelante Valle Inclán en su teatro esperpéntico, en el que se exageraban todos los aspectos de los personajes y cuya ruta aun se encuentra marcada en las calles madrileñas

En los últimos años del siglo XX Arturo Pérez Reverte en su serie de novelas sobre el capitán Alatriste, desgrana todos los problemas de la sociedad del siglo de oro.

Existe además un libro bastante curioso con los mapas de Madrid realizados por el topógrafo Pedro Texeira a comienzos del siglo XVII por orden del rey Felipe IV

¿QUÉ VER?

Madrid es una ciudad grande, caracterizada por los muchos lugares dignos de verse, y que comenzaron a construirse a partir de su confirmación como capital bajo el reinadod e Felipe II, los que yo recomiendo visitar son los siguientes:

  1. El palacio real construido por Felipe V y diseñado por el arquitecto Giovani Battista Saccheli, se construyó entre los años 1736 y 1764, presenta la forma tradicional de los alcázares españoles, mostrando una planta rectangular en torno aun patio cerrado
  2. El muso del prado y el museo Thyssen, el primero auspiciado por el ry Fernando VII y el segundo por la baronesa Thyssen Bohermizza, ambos contienen obras de gran valor histórico y artístico.
  3. Conviene visitar la capilla de La Florida, ya que en ella hay unos frescos pintados por Francisco de Goya
  4. Si el visitante dispone de tiempo para relajarse propongo ir al parque del buen retiro, donde se podrá caminar, hacer deporte o incluso alquilar una barca en su estanque
  5. Si aún se dispone de más tiempo aconsejo ir a ver el monasterio de San Lorenzo del Escorial, el famoso monasterio-palacio mandado construir por Felipe II

¿DÓNDE PUEDO COMER?

Tras tantas visitas es de suponer que habrán despertado el apetito. Para luchar contra él recomiendo los siguientes sitios:

  • La finca de Susana, situada en la calle Arlaban 4
  • el Bazaar, situado en la calle liberta nº 4
  • La gloria de montera, situado en la calle caballero de gracia nº 10
Anuncios