Etiquetas

Si, vale, no es mi costumbre hablar dos veces de una cosa a no ser que sea un especial, pero como mi último post fueron unas 20 líneas y parece que la gente se quedó con ganas de más, voy a hablar un poco más largo y tendido del señor Enrique VIII (el número si alguien es como Bart Simpson y no sabe de números romanos se lee como ocho o como octavo)
Bueno mis niños… ¿por donde empiezo?, quizá debería empezar por Ricardo III y la guerra de las dos rosas.
Bueno, toda la historia de Enrique VIII y su familia comienza cuando Ricardo III (es el Ricardo de la obra de Shakespeare, no el de las cruzadas y Robin Hood) tras la muerte de su hermano dio un sutil golpe de estado, se hizo con el reino y encerró a sus sobrinos en la torre de Londres (si, donde los cuervos y donde se guardan las joyas de la corona británica) donde un día aparecieron muertos. Bueno pues resulta que el señor Ricardo III (que formaba parte de la familia de York, cuyo emblema era una rosa) se vio metido en una guerra de la que salió vencido por el que sería Enrique VII Tudor, padre de Enrique VIII (y ¿a que no sabéis cual era el emblema de los Tudor?, si mis niños era una rosa).
Bueno el caso es que el señor Ricardo III con el tiempo acabó pasando a la historia como un monstruo capaz de matar a niños indefensos para conseguir poder, así como por ser un hombre jorobado, bajo y mezquino.
En cuanto a los Tudor cito textualmente de mi encarta:

Dinastía Tudor, nombre de la dinastía que ocupó el trono de Inglaterra desde 1485 hasta 1603. Owen Tudor, un noble galés que se casó con Catalina de Valois, viuda del rey inglés Enrique V, fue fundador de la Casa. Su hijo mayor, Edmundo Tudor, se casó con Margarita Beaufort, descendiente de Juan de Gante, hijo del rey Eduardo III. En 1485, Edmundo y el hijo de Margarita, Enrique, vencieron a Ricardo III de la Casa de York, por lo que aquél se convirtió en Enrique VII, el primer monarca Tudor. Los siguientes soberanos Tudor fueron Enrique VIII, su hijo y sus dos hijas, Eduardo VI, María I Tudor e Isabel I, los cuales murieron sin hijos. Los Tudor reunificaron el país después de un periodo de conflictos civiles e independizaron la Iglesia anglicana del Papado. La familia Estuardo les sucedió en el trono.

Pero Bueno, entremos ya con Enrique VIII:
Quizá este rey es conocido por dos cosas:
1. Como ya se dice en lo de la encarta separó a la iglesia inglesa de Roma
2. Se casó 6 veces
Y alguien dirá ¿era necesario casarse 6 veces?, en este caso si, ya que Enrique quería un hijo para evitar luchas por la sucesión cuando él muriese.

Anuncios