Etiquetas

Bueno hoy me apetece hablaros de los dos espectáculos teatrales que he ido a ver esta semana y que han acercado la obra del autor americano Edgar Allan Poe al público de Ponferrada.

El primero del que voy a hablar es el cuervo (1845) un poema en el que se relata la extraña visita de un cuervo a un hombre atormentado por la muerte de la mujer a la que ama.

Mientras que la maldición de Poe es un espectáculo de títeres que recrea situaciones de algunos de los cuentos Edgar Allan Poe, siendo algunos de los más reconocibles El gato negro, el corazón delator o los crímenes de la rue Morgue.

VIDA Y OBRA DE EDGAR ALLAN POE
VIDA
INFANCIA
Nació en Boston en enero de 1809, hijo de actores itinerantes a los que perdió pronto; tras la muerte de su madre se trasladó a vivir a Virginia, donde probablemente entró en contacto con el folklore de aparecidos, relatos de cementerios y de cadáveres que se levantan de sus tumbas.
Tras recibir la protección de un rico matrimonio apellidado Allan, comenzó a interesarse por relatos de temática gótica, como por la poesía del momento, así como por los ritmos de la gente de color (que le influirían más tarde a la hora de componer sus poemas)
ADOLESCENCIA
Hacia 1823-1824 comienza a escribir versos que recibirán algunas jovencitas; también conoce a Helen, madre de un compañero, y su primer amor imposible, que duraría hasta la muerte de ella en 1824, sumiéndolo a él en el dolor.
Tras pasar por la universidad y pelearse con John Allan (su protector) se marcha de casa
JUVENTUD
Pasa por la academia militar y vuelve a pelearse con Allan, tras lo cual se traslada a vivir con su tía, María Clemm, y comienza una vida de pobreza. En 1836 se casa con una prima
Últimos años
Poe se dedicó a trabajar como editor en revistas de Filadelfia y Nueva York; en 1847, fallece su mujer después de una larga enfermedad y él cae enfermo, muriendo el 7 de octubre de 1849 alcohólico y aparentemente drogadicto.
OBRA
POESÍA Y ENSAYOS
Entre la producción poética de Poe destacan una docena de poemas por su impecable construcción literaria y por sus ritmos y temas obsesivos. En ‘El cuervo’ (1845), por ejemplo, el autor se siente abrumado por la melancolía y los augurios de la muerte. Su dominio extraordinario del ritmo y el sonido es particularmente evidente en ‘Las campanas’ (1849), un poema que evoca el repique de los instrumentos metálicos, y ‘El durmiente’ (1831), que produce un estado de somnolencia. ‘Lenore’ (1831) y ‘Annabel Lee’ (1849) son elegías a la muerte de una hermosa joven. Su obra poética refleja la influencia de poetas ingleses como Milton, Keats, Shelley y Coleridge, y su interés romántico por lo oculto y lo diabólico, al estilo del español Gustavo Adolfo Bécquer.
Su trabajo como redactor consistió en buena parte en reseñar libros, escribiendo un significativo número de críticas. Sus ensayos se hicieron famosos por su sarcasmo, ingenio y exposición de pretensiones literarias; son valoraciones que han resistido el paso del tiempo situándole entre los mejores críticos literarios estadounidenses. Sus teorías sobre la naturaleza de la ficción y, en particular, sus ensayos sobre el cuento, han tenido una influencia duradera en escritores americanos y europeos.
CUENTOS
Poe quiso ser poeta, pero la necesidad económica le obligó a abordar el relativamente beneficioso género de la prosa. Cierto o no que inventase el cuento, fue quien inició la novela policiaca. Quizá su relato más famoso en este género sea ‘El escarabajo de oro’ (1843), que trata de la búsqueda de un tesoro enterrado. ‘Los crímenes de la calle Morgue’ (1841), ‘El misterio de Marie Rogêt’ (1842-1843) y ‘La carta robada’ (1844) están considerados como los predecesores de la moderna novela de misterio o policiaca.
Además de su soberbia construcción argumental, la mayoría de sus cuentos sobresalen por la morbidez de su inventiva. Destacan ‘La caída de la casa Usher’ (1839), en el que tanto el argumento como los personajes acentúan la penetrante melancolía de su atmósfera; ‘El pozo y el péndulo’ (1842) es un escalofriante relato de crueldad y tortura; en ‘El corazón delator’ (1843) un maníaco asesino es impelido por su inconsciente a confesar su culpa, y ‘El barril del amontillado’ (1846), es un relato estremecedor de venganza.
Microsoft ® Encarta ® 2007. © 1993-2006 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
Bueno mis niños como es mi costumbre, me voy por los cerros de Úbeda y hago testamentos, así que voy a hacer una crítica lo más breve posible de ambas obras:

El cuervo me pareció fantástica, con un solo actor, unas proyecciones, un sillón, una silla y una mesa consiguen acercar el universo del poema al espectador, mientras que en la maldición de Poe, no solo cuentan una historia, sino que también consiguen asustar y sobrecoger al que ve la obra. Recomiendo ambas, especialmente si os gusta el universo creado por Edgar Allan Poe.

Anuncios