Etiquetas

,

En este año de centenarios y bicentenarios, parece que nadie recuerda que este año se cumplen también los cien años de la muerte del autor irlandés Bran Stoker.

Bran Stoker nació en Dublín en 1847, en cuya universidad estudió. Tras trabajar como funcionario y crítico teatral, se marchó a Londres (ciudad en la que murió en 1912) en 1876 donde trabajó como secretario y representante del actor Henry Irvin (1838-1905), con quien dirigió el Lyceum  Theatre hasta 1905.

Escribió diversos libros, pero la fama le llegó con la publicación de la novela Drácula en 1897 cuyo protagonista es un vampiro contra el que un científico y sus amigos tratarán de eliminar para salvar el mundo.

Me gustaría aprovechar para hacer un breve comentario sobre la obra de este irlandés y su influencia en la literatura moderna.

Sin Bran Stoker (y otros autores que ahora no vienen al caso pero a los que ya les dediqué posts en su momento) toda la literatura vampírica moderna no sería lo que es hoy, quiero decir, sin Drácula, Crepúsculo y los libros de Anne Rice no serían lo que son, o simplemente no existirían.

Por ello y por lo olvidado que este año se ha tenido a Bram Stoker me gustaría simplemente recordarlo en este año del centenario de su muerte.

Anuncios