Etiquetas

,

…más viejo que el pecado y su barba no podía ser más blanca.

Quería morir

Los enanos de las cavernas árticas no hablaban su idioma, pero conversaban en su propio gorjeo, mientras realizaban rituales incomprensibles, cuando no trabajaban en las fábricas

Una vez al año le obligaban, entre sollozos y protestas, a adentrarse en la Noche Infinita. Durante el viaje, se acercaba a cada niño del mundo y dejaba un regalo invisible de los enanos junto a su cama. Los niños dormían, inmóviles en el tiempo

Prometeo, Loki, Sísifo, Judas… les envidiaba. Tenía el castigo más duro

Jo

Jo

Jo
Neil Gaiman

Anuncios