Etiquetas

, , , ,

¡Era todo un misterio! Todas las noches, la bella hija del rey era encerrada con llave en su habitación y, sin embargo, todas las mañanas sus zapatos estaban rotos como si hubiera estado bailando durante largas horas

El rey prometió una gran recompensa a quien solucionara aquel misterio. Lo intentaron muchos, pero en vano; un día se presentó un joven que podía hacerse invisible gracias a una capa que le había regalado su madrina, que era una maga

Aquella noche, el joven se escondió junto al lecho de la princesa dormida. A media noche, la princesa se despertó como sonámbula y se metió por un pasadizo secreto que apareció en la pared. El joven no dudó en seguirla

Atravesaron un misterioso parque subterráneo. Al final de un paseo había un resplandeciente castillo, donde el Príncipe de la Noche esperaba a la hija del rey. El baile comenzó de inmediato.

Al alba, cuando la princesa regresó, encontró a su padre, a quien el joven había contado todo, esperándola, y también a la maga, que la liberó del encantamiento y le dio otro haciendo que se enamorara de su valiente ahijado

Anuncios