Etiquetas

, , ,

Karen era una niña con muchas cualidades, pero tenía un gran defecto: era terriblemente caprichosa y consentida.

Se encaprichaba de todo lo que veía en los a: faldas, camisas, zapatos y la madre no tenía más remedio que ceder para que dejara de llorar, aunque no tenía mucho dinero

Su último capricho fueron unas zapatillas rojas de baile. La madre tuvo que comprárselas, aunque era el último dinero que le quedaba. La mujer salió de la tienda con cara preocupada, pero Karen daba saltos de alegría

Un hombre con la barba mitad roja, mitad blanca (era un diablo que había venido a buscar almas) la vio e hizo un sortilegio. Entonces la niña empezó a bailar y no pudo parar: las zapatillas rojas le hacían mover los pies solos y la llevaban donde querían.

Karen acabó en un bosque tenebroso, pero siguió bailando hasta que las zapatillas se desgastaron y tuvo que volver descalza a casa, andando sobre las ortigas. Entonces se despertó: todo había sido un mal sueño, pero sirvió para curar a Karen de su feo defecto

Anuncios