Etiquetas

,

El escalofriante caso de una joven de apariencia insignificante que se transformó en un ser de poderes anormales, en la ciudad. Lo largo del libro, se narra la atormentada adolescencia de Carrie, hasta que la joven realiza una serie de descubrimientos y el terrible momento de la venganza.

La verdad, es que empecé a leer el libro, con cierta reticencia, al igual que del anterior libro de Stephen King al que le he dedicado un post (cementerio de animales), en este caso debo decir que aunque el libro no es de miedo en el sentido estricto, sí que hay algunos elementos bastante aterradores.

Estos elementos a los que hago referencia más que ser los poderes de la joven protagonista, se refieren al trato que recibe en el instituto del resto de alumnas (el momento de las duchas, o la mal llamada broma del final) o incluso peor, el fanatismo religioso de la madre de Carrie, que la llevan a considerar pecado algunas cosas que podríamos definir como naturales; y que llegan al extremo de no haber hablado a su hija de ellos o incluso de no preocuparse de la salud física de ésta.

Por otra parte, una de mis quejas habituales sobre Stephen King es la manera que tiene habitualmente de resolver sus novelas, quiero decir, que en otras ocasiones la solución que plantea suele acabar provocando que el posible miedo provocado por la novela a lo largo de su lectura termine transformándose en cara de asombro ya que suele ser tan de esas maneras que ese sentimiento de miedo, terror o pavor, se pierda debido a que el final no es excesivamente bueno, el caso es creo que las ideas del autor son bastante buenas; aunque en este caso, no hay quejas contra el final…

En general el terror es un género que suele gustarme bastante, y Carrie me ha gustado bastante, quizá ha influido que hace unos años vi la adaptación que habían hecho y me había gustado bastante.

Por último me gustaría mencionar de pasada que en algún momento de este año van a estrenar una nueva adaptación de la novela al cine, si he de hablar sinceramente, no me atrae demasiado, básicamente, porque la última vez que fui a ver un remake de un clásico de terror no me gustó porque fue un churro

Anuncios