Etiquetas

El gran poeta llegó a un país en el que no había canciones. Y gentilmente se lamentó por la nación que no tenía ni una simple canción para cantar por la tarde.

Finalmente dijo:

–          Yo mismo haré para ellos algunas canciones simples para que puedan estar contentos con los versos y felices junto al fuego

Y durante días hizo canciones al azar como las que las solteras cantan en las colinas en los países felices

Cuando acudió con el trabajo del día a varios habitantes de aquella nación mientras se sentaban cansados junto al fuego y les dijo:

–          Os he hecho estas canciones al azar, basándome en pequeñas e irracionales leyendas, que son similares al viento en los valles de mi infancia; y puede que las cantéis entonces en vuestras desconsoladas tardes

Y le dijeron:

–          Si crees que tenemos tiempo para todo ese tipo de sin sentidos hoy día no debes saber mucho del comercio moderno

Y el poeta llorando dijo:

–          ¡Ay! Están condenados

Anuncios