Etiquetas

, , ,

Cuenta la leyenda que en Granada, existía en una de las casas de la ciudad una veleta con forma de jinete que protegía al antiguo reino musulmán al igual que los amuletos, en tiempos de Mulay Hassan cayó una lluvia torrencial que desbordó el rio Darro la casa donde estaba la veleta quedó destruida y la veleta desapareció, cuentan también que el emir viendo lo que ocurría desde la sala del trono de la Alhambra, murmuró “el reino está perdido”, poco tiempo después Granada caía en manos cristianas, y el último reino musulmán de la península caía después de ochocientos años.

Bueno, mis niños, hoy os propongo dos posibles visitas a la ciudad de Granada: en una de ellas os propongo una pequeña ruta por algunos monumentos de la ciudad y en otra la visita a la famosa alhambra.

Voy a empezar por la visita urbana; tanto si vais desde algún otro punto de la comunidad andaluza lo suficientemente cercano como para ir y volver en el día como si vais desde cualquier otro punto del mundo mundial que impida excursión de un día, os propongo visitar lo siguiente:

Como punto de partida, quizá recomendaría visitar la catedral y la adyacente capilla real donde se encuentran los restos de los reyes católicos (Isabel y Fernando), Juana I la loca y su esposo Felipe el hermoso, y también el infante Miguel, hijo de la infanta Isabel (hija mayor de los reyes católicos) y del rey de Portugal y por tanto nieto de los católicos y que de no haber muerto siendo un niño hubiera heredado las coronas de Castilla, Aragón y Portugal uniendo los tres antiguos reinos en uno solo. A parte del citado enterramiento, cabe destacar el resto de la catedral, merece entrar a echarle un vistazo, aun que sea para conocer el lugar donde iban a reposar los restos mortales de los reyes españoles antes de la construcción del monasterio de San Lorenzo del Escorial por Felipe II, y a pesar de que a quien esto escribe y muy humildemente le parece que hay catedrales que son más espectaculares, y eso sin desmerecer a la catedral de Granada.

La siguiente parada, más que nada porque está prácticamente pegando con la catedral podría ser la plaza de Bibarrambla, esa plaza hacia donde se dirige el rey moro del poema en su paseo desde la famosa puerta de Elvira (si habéis viajado en autobús, el bus urbano que va hacia el centro pasa cerca de la citada puerta del Elvira) pasando por el Zacatín arriba, cuando es abordado por el mensajero que le lleva la nueva de que Alhama ha caído en manos cristianas. Si es ya la hora de comer o está próxima, podéis aprovechar para ir a los bares que hay cerca a tomar algo, siguiendo esa costumbre tan nuestra del aperitivo o el andar comiendo por la calle de tapas

Tras esto, os recomiendo hacer una visita a la iglesia de San Juan de Dios, esta iglesia fue fundada por la orden de San Juan de Dios, y, si mal no recuerdo, en tiempos, era adyacente al hospital de dicha orden, que aun funciona como hospital (según tengo entendido durante la guerra civil atendían allí a los heridos). La iglesia es una joya barroca poco conocida, barroca en el sentido de movimiento artístico, no en el sentido malo de recargado y feo. En ella se puede visitar la iglesia en sí, el camarín de la virgen pertinente y la sacristía.

Y para terminar la visita urbana, recomiendo encarecidamente la visita al convento de San Jerónimo está muy cerca de la iglesia de San Juan de Dios, aquí me diréis “bien ¿Qué hay aquí que sea importante o remarcable?” respuesta: dos cosas: en primer lugar la iglesia tiene unos frescos maravillosos, y en segundo lugar Gonzalo Fernández de Córdoba, el gran capitán y su esposa están enterrados en ella.

Patio de los leones de la Alhambra, así se ven en la actualidad tras ser restaurados

Patio de los leones de la Alhambra, así se ven en la actualidad tras ser restaurados

La segunda parte del post, como he dicho, tratará sobre la alhambra.

El nombre de la alhambra, uno de los monumentos más visitados del mundo, parece ser, que recibe su nombre porque según dicen que debido al resplandor de las antorchas utilizadas durante su construcción el resplandor que despedían la hacían parecer roja, y la palabra árabe de la que deriva el nombre significa roja o rojiza.

Vamos a ver, antes de empezar a hablar más extensamente de la visita y de impresiones personales voy a  dar un consejo: reservad las entradas para la visita antes de ir, podéis sacarlas vía internet (aquí os dejo el enlace que he utilizado yo para sacarlas) o bien podéis llamar por teléfono para reservarlas (el número va en el enlace anterior, de todos modos os dejo dos webs con información: la del patronato de turismo y la de la alhambra), en serio, el consejo no es gratuito, si vais a la aventura sin haber reservado podéis encontraros con que no haya entradas, si reserváis hay dos opciones para retirar las entradas:

  1. Si vivís en la comunidad autónoma de Andalucía podéis sacarlas en cualquier cajero de ese banco cuyo logo es una estrella azul con un punto amarillo y otro rojo, creo que todos sabemos cual es, e insisto en lo de siempre, a quien esto escribe no le pagan por publicitar nada (en Málaga recomiendo ir al de la Alameda principal que está situado junto a la calle Larios, más que nada para evitar problemas), aun así en los enlaces que os he dejado viene toda la información que podías necesitar
  2. Y para el resto que no viva en Andalucía o que viviendo en Andalucía no quiera ir al cajero, podéis retirarlas en taquilla (si las habéis sacado con algún tipo de descuento casi mejor sacadlas en taquilla)

Las entradas os dan acceso al palacio nazarí, al Generalife y a la alcazaba, el acceso al palacio de Carlos V, los baños, y el resto del recinto es gratuito, eso sí, la entrada se saca con hora fija, debéis ser puntuales a la entrada, que comienza por el palacio Nazarí, a ver  si no lo sois, creo que os dan un cierto margen de tiempo para entrar en el palacio pero os arriesgáis a que no os dejen entrar. Tras la visita al palacio Nazarí, donde se pueden visitar el archiconocido patio de los leones y la sala de los abencerrajes, sala adyacente al citado patio donde según la tradición

Placa a Washington Irving

Placa a Washington Irving

Mulay Hassan degoyó a los abencerrajes, y según cuenta Washington Irving, el agua de las fuentes corría teñida de rojo debido a la sangre, sangre que parece ser manchó durante mucho tiempo el suelo del patio de los leones, el salón del trono y el patio de Lindaraja, junto al que el citado Washington Irving se alojó y escribió sus cuentos de la alhambra, que como alguien me dijo una vez, es casi la mejor guía turística de la Alhambra que vais a encontrar, no debe tampoco sorprenderte amado lector que Washington Irving se alojara en el edificio, porque esté estuvo habitado incluso durante la guerra civil, y recuerdo o explico que tuvo lugar entre 1936 y 1939, también destaco que actualmente, en el edificio que en tiempos fue el monasterio, se encuentra el parador nacional de turismo amen de  diversos hoteles de alta categoría donde se aloja la gente.

Bueno, volviendo al lio, tras la visita al palacio Nazarí, recomiendo pasar al Generalife, de camino, podreís pasear por los magnificos jardines, en esta edificio, lo más destacable, es el jardín y sus fuentes, y por último, la entrada que haeis sacado, os permite entrar a la alcazaba, quizá el edificio más pobre del recinto de la Alhambra.

En cuanto a los edificios a los que se puede acceder sin la entrada cabe destacar el palacio de Carlos V, es un edificio cuadrado por fuera y cuyo interior parece una plaza de toros, parece un poco fuera de lugar, pese a que en cierta manera armoniza con el conjunto, quiero decir, que por ejemplo en la mezquita de Córdoba (me da igual lo que digan los curas, todos la hemos estudiado como mezquita) la arte cristiana está aún más fuera de lugar, el barroco desentona muy malamente en el bosque de columnas del resto del edificio, mientras que el palacio que nos ocupa, y dentro de que desentona con el ambiente, está mejor integrado en él.

En cuanto al clima, suele ser bueno, pero a veces ocurre que llueve y la ciudad se inunda, de hecho en mi última visita, hubo una conjunción astral gorda que hizo que lloviera a cantaros justo estando de visita en a Alhambra, aun que hubo suerte y la lluvia y el granizo torrenciales respetaron la visita al palacio Nazarí y al Generalife, la ciudad quedó medio colapsada, y el autobús interurbano que debía llevarme de vuelta a la ciudad donde resido salió con veinte minutos de retraso, los que íbamos en la excursión no sabíamos si íbamos a poder volver en autobús o tendríamos que salir en barca o a nado, la verdad es que fue una experiencia, y que conste que a día de redactar esto la ciudad ha recuperado la normalidad.

Que ahora que lo pienso el post ha quedado un poco como capicua, empecé hablando de inundaciones y he terminado hablando de inundaciones

Para terminar si a alguien le interesa ampliar un poco los conocimientos sobre el periodo recomiendo leer (además del ya citado cuentos de la Alhambra) califas, guerreros, esclavas y eunucos (2008) de Juan Eslava Galán

Bueno, esto es todo por ahora, prometo contar más viajes y proponer más cosas culturales.

Anuncios