Etiquetas

Hoy voy a hablar de una de esas “bonitas” tradiciones que existen en el mundo mundial, más concretamente en zonas de Europa central y del norte, y que en el resto del globo son poco conocidas: la noche de Walpurgis.

La noche de walpurgis se celebra la noche del 30 de abril al 1 de mayo, parece ser que (al igual que muchas otras celebraciones del calendario) hunde sus raíces en tradiciones precristianas, que a la llegada de la iglesia del Señor se consagraron a celebrar la memoria de los principales actos de la vida de Cristo y las vidas y muertes de los santos a los que venera el rebaño de la iglesia.

En este caso, la santa con la que guarda relación la citada noche es una monjita inglesa llamada Walpurga (su fiesta, según he podido comprobar vía internet, se celebra el día uno de mayo), que vivió en el siglo ocho, y que en algún momento de su vida se marchó a Alemania a fundar monasterios. Tras su muerte parece ser que tras una vida de piedad, fue enterrada en la ciudad de Eichstatt (situada en Baviera), en donde se dijo que de su tumba de piedra había manado aceite, parece ser que en su momento se asocio con el rocío caído de los crines de los caballos de las valquirias y como, el primero de mayo coincidía con la celebración de la boda de frau Holda y el dios sol, enseguida asociaron a la monjita Walpurga con las valkirias, y de esta manera, entró en el panteón pagano.

La noche de walpurgis, se debe entender como una noche en la que, al igual que en la víspera de todos los santos (1 de noviembre), los espíritus salen al mundo y campan a sus anchas por él. Quizá la principal diferencia es que en esta noche, además de todos los demonios y bichos del mal habituales, también podemos encontrarnos con las brujas (que teóricamente la víspera de todos los santos no salen, se ve que son un poco suyas), siempre según la tradición/superstición/X, la mejor manera para ver a las brujas es avanzar de espaldas muy lentamente hacia un cruce de caminos o llevar un rábano salvaje, siempre la víspera del uno de mayo.

Parece ser, que todo esto no es lo único que puede ocurrir, se cuentan casos de gente que ha tenido sueños tan reales que más que sueños parecían visiones, en ellos, veían cosas terribles que según su propia creencia eran producidas por el demonio, aunque según otros ese aparente demonio era realmente el ángel de la guarda que velaba por ellos.

Como final, y si a alguien le interesa, os recomiendo que si podéis (todos sabemos que a día de hoy hay mil facilidades para conseguirlo) leáis, el huésped de drácula de Bram Stoker, es un relato cuya acción se desarrolla en una zona boscosa cercana a la ciudad de Munich y cuya acción se desarrolla precisamente la noche de walpurgis. Y si lo que queréis es ampliar, podéis hacer dos cosas:

  1. buscar información en internet
  2. o leer un libro titulado the book of hallowe’en de Ruth Edna Kelly (lo podéis encontrar en la web del proyecto Guthemberg)

De todos modos, como no a todo el mundo le gusta leer o no tiene tiempo, o cualquiera que sea la excusa que tengáis para no querer leerlo, os dejo el enlace para que lo podáis escuchar on line.

http://www.ivoox.com/audiolibro-el-huesped-dracula_md_260369_wp_1.mp3″ <a href=”http://www.ivoox.com/audiolibro-el-huesped-dracula-audios-mp3_rf_260369_1.html&#8221; title=”Audiolibro El huésped de Drácula”>Ir a descargar</a>

Anuncios