Etiquetas

Jay Gatsby, el caballero que reina sobre West Egg, el anfitrión de las noches sin tregua, pero también el triunfador marcado por el trágico sino de una soledad no pretendida, es el arquetipo de esos años veinte que se iniciaron con la Prohibición y discurrieron en el gansterismo y la corrupción política organizada. Protagonista de una década que culminaría con la catástrofe de 1929, su imagen de esplendor no hace sino anunciar un drama inevitable. Triunfo de perpetua juventud, brillantez animada por el exceso, fueron también las constantes de la vida de Francis Scott Fitzgerald, quien nos ofrece en El gran Gatsby una de sus obras mayores.

EL AUTOR: FRANCIS SCOTT FITZGERALD

Escritor norteamericano, FRANCIS SCOTT FITZGERALD es uno de los mejores exponentes de la literatura norteamericana del siglo XX. Sus novelas, situadas en las décadas de 1920 y 30, están consideradas como auténticas obras maestras.

Miembro de la llamada «Generación Perdida Americana», sus cinco novelas retratan un paisaje de personajes brillantes y efímeros, de juventud y también de desesperación.

Scott Fitzgerald estudió en Saint Paul, donde nació en 1896, y no completó sus estudios universitarios, alistándose para luchar en la Primera Guerra Mundial, pese a que no llegó a luchar en ella. Su primera novela, escrita en estos primeros años, fue rechazada por distintas editoriales. No fue hasta después de su compromiso con Zelda Sayre que logró vender A este lado del paraíso (1922).

Acuciado por su desenfadado estilo de vida, Scott Fitgerald no sólo escribía novelas, también su producción de cuentos fue muy importante, aunque por su necesidad de liquidez solía vender todos los derechos asociados a su producción literaria y, además, vivir de préstamos sobre futuros anticipos.

De ese modo fueron saliendo sus siguientes obras, Hermosos y malditos (1922), El Gran Gatsby(1925) —posiblemente su obra más conocida y adaptada al cine—, y Suave es la noche (1934). En 1921 se publicó el cuento El curioso caso de Benjamin Button, obra muy conocida en la actualidad gracias a la adaptación cinematográfica realizada en 2008.

A partir de mediados de los 30, Fitzgerald alterna su trabajo como guionista en Hollywood con la escritura de su novela El último magnate, que sería completada y publicada de manera póstuma tras su fallecimiento en 1940.

LA NOVELA

Debo empezar diciendo que llevaba con la cosa de leer el gran Gatsby algo así como un par de años hasta que por fin me he puesto y la he leído.

Una vez más traigo un libro no muy largo y muy fácil de leer, el libro cuenta la vida de los ricos durante los años veinte, aunque también toca temas como el racismo (el libro que menciona el marido de Daisy),  todo el tema de los gangsters y de la gente que se hizo rica a base de traficar con alcohol durante la prohibición impuesta en Estados Unidos o incluso a base de vender bonos o elementos financieros no muy claros, algo que puede verse en la relación de Gatsby con el gangster con el que se reúne a comer, en las llamadas telefónicas que recibe o incluso cuando le propone al protagonista participar en un negocio no muy claro para sacarse un sobresueldo.

Quizá lo más destacado, a parte del simbolismo contenido en la novela y los temas que toca, sería la presentación que hace de ciertos sectores de las clases altas de la época, en las que la gente está acostumbrada a coger y destrozar todo sin sentir remordimiento, algo que podemos observar cuando Tom Buchanan se justifica ante Carraway (narrador de la novela) sobre lo que ocurre finalmente con Gatsby (si alguno queréis saber de qué se trata tendréis que leer el libro) diciendo que hizo lo que debía para evitar que les hicieran daño a él o a su familia, independientemente de que esto sea así o no.

Por último, y como ya es habitual, mencionar la habitual adaptación cinematográfica, en el caso que nos ocupa, mirando en internet, he visto que hay varias versiones (la más antigua de 1926, y de la que se conservan solo algunas escenas) de las que voy a destacar dos que quizá sean las que más repercusión han tenido:

La primera estrenada en 1974 protagonizada por Robert Redford y Mia Farrow, no voy a hablar mucho ya que no la he visto.

La segunda se estrenó en 2013 y la dirigió  Baz Luhrmann, y está protagonizada por Leonardo Di Caprio y Carey Mulligan, la versión es bastante peculiar, como casi todo lo que hace este hombre (es el director de Moulin Rouge y una versión de Romeo y Julieta ambientada en la actualidad).

En fin, creo que esto es todo por ahora.

Anuncios