Etiquetas

, ,

Un hombre con cáncer terminal comprará un cuerpo joven y sano para transferirle su consciencia y así burlar a la muerte

Bueno, mis niños, ayer fui a ver eternal, por varias razones: Ryan Reinolds en general me suele gustar su trabajo, no tenía nada que hacer y no me apetecía quedarme en casa todo el día, la verdad es que iba buscando llenar un par de horas con una película que me entretuviera, y en ese sentido la película no me ha decepcionado.

Como os he dicho en el párrafo anterior, Ryan Reinolds es un actor que en general suele gustarme su trabajo, pero en esta ocasión, habría que destacar el papel de Ben Kingsley en su papel de hombre moribundo que desea alargar su vida, y quizá destacar el papel estelar de Michelle Dokery (La lady Mary de la televisiva Downton abbey).

A un nivel un poco más profundo, por decir algo, creo que la película presenta algunas cuestiones interesantes, como por ejemplo hasta qué punto es ético coger el cuerpo de una persona, trasplantar la consciencia de otra persona, y dejar que la primera desaparezca para que la segunda viva treinta, cuarenta o cincuenta años más, no voy a caer en decir que la película tiene mensaje, porque creo que no lo tiene, pero como digo, si plantea ciertas cosas que dan que pensar.

Si me gustaría comentar, que creo que las localizaciones son magnificas, de ellas quizá destacaría las escenas de Nueva Orleans, y concretamente una rodada en uno de los famosos cementerios de Nueva Orleans, destacar que esta ciudad, por lo que he leído debe ser la más europea del país y que a parte de la fama que tiene con el vudú y esas cosas, sus cementerios parece que son bastante interesantes por la forma de enterrar a los muertos, así como por el cuidado que les dispensa la población.

Resumiendo: la película es entretenida para llenar un par de horas, plantea cuestiones interesantes pero tampoco esperéis una gran película.

Por ahora creo que es todo; sed felices.

Anuncios