Etiquetas

Hoy quería hacer una de esas pequeñas reflexiones que hago muy de vez en cuando, pero antes de haceros partícipes de ella, querría contaros como una vez más he llegado a una reflexión que he hecho muchas veces, que he compartido con amistades y en la que por sistema las conclusiones suelen ser las mismas.

Hace unos días una amiga me pasaba el siguiente vídeo vía correo electrónico:

El vídeo como podéis ver es simplemente una chica hablando de clásicos literarios, como siempre podréis estar de acuerdo, podréis no estarlo, o simplemente podréis pensar ¿y a mí qué?

Bien, aquí la pregunta que os haréis es a dónde quiero llegar con el título de la entrada, el vídeo y toda esta parrafada; pues bien, mi reflexión, comienza diciendo que la chica tiene razón cuando dice que hay clásicos que no se venden bien a los potenciales lectores, os pongo el caso de la abadía de Northanger, mencionado en el vídeo y en este blog en alguna ocasión hace ya algún tiempo, es cierto que por lo que pude parecer, el libro es aparentemente una novelita rosa de esas que escribe cierto autor del que también hemos hablado alguna vez y que debe ser poco más que el hombre más odiado del planeta en este momento, como muy bien dice la autora del vídeo, nada más lejos de la realidad, la autora, y en esto vuelvo a coincidir con la autora del vídeo, es muy irónica (rasgo muy característico en toda su obra) pero es que además de esa fina ironía que impregna el libro, encima está haciendo una parodia de la novela gótica, es decir ese tipo de novela que busca juntar elementos terroríficos, con unas pasiones desmedidas, si sumamos todo esto, ya os podéis imaginar que la diversión está asegurada.

Por otra parte, está el tema de los gustos literarios de cada uno, los comentarios fuera de lugar de ciertos profesores y ciertas incongruencias en cuanto a las lecturas obligatorias que (al menos a mi) mandan leer en los institutos.

A ver lo primero que debo decir es que los últimos años de instituto si mandaron libros buenos, recuerdo con cariño el libro san Manuel bueno Mártir y aún más especialmente el árbol de la ciencia, pero creo que por ejemplo en los años de secundaria en algún momento, no a mí concretamente pero si a conocidos, se que les dijeron que la literatura fantástica no era buena literatura, mientras que en el propio instituto tenían como lecturas programadas libros de corte juvenil, de hecho muchos (no todos, pero si la mayoría) de los clásicos que he ido leyendo con los años, ha sido por mi cuenta o porque oía a alguien hablar de ellos fuera del entorno educativo, de hecho he tomado nota del libro de Elisabeth Gaskell Cranford, que recomiendan en el vídeo para leerlo y ver que tal.

De hecho creo que muchas de las razones que dan para leer ciertos libros no son adecuadas, si me refiero a esas razones de hay que leer determinado libro porque es un clásico o, como justificaron en una de mis clases la lectura del señor de Bembibre, debido a que el autor era de la zona, sinceramente, esa no es una razón, de hecho aun cada vez que me acuerdo de esa cosa m dan arcadas de malo que era, que respeto que haya gente que le guste, e insisto es una opinión personal.

De hecho, creo que en un instituto, no se debería desanimar al chaval que lee fantasía o ciencia ficción, solo porque alguien no considere que sean géneros serios, al menos los chavales que leen eso, leen, que es más de lo que hace mucha gente que anda por el mundo.

De hecho, creo (y sé que hay gente que piensa lo mismo, o algo similar) que cada libro y género tiene su momento, y a parte, ¿quién sabe si un libro menos serio es el que dentro de veinte, treinta o cuarenta años no es el que permanece en la memoria mientras que el libro más serio desaparece? Eso no lo sabe nadie.

Creo que ya está dicho todo lo que hay que decir sobre este tema, si alguien tiene algo que añadir, que deje un comentario y se habla

Anuncios