Etiquetas

, , ,

A través de la emblemática figura de unas hermanas solteronas asistimos a los pequeños y grandes acontecimientos de una pequeña comunidad. El paisaje, la ambientación e incluso los personajes de esta novela están tomados del pueblecito en que la autora pasó su infancia, Knutsford, y en un retrato lleno de humor y afecto se nos presentan valores y costumbres que la Revolución Industrial estaba transformando rápidamente.

LA AUTORA: ELISABETH GASKELL (CHELSEA, 1810 – HOLYBOURNE, HAMPSHIRE, 1865)

Biógrafa y novelista inglesa conocida por el rigor de su investigación, la observación compasiva de sus personajes y la fluidez de su estilo narrativo.

La mayor parte de su infancia transcurrió en la comarca de Cheshire, donde vivía con su tía, Hannah Lumb, en Knutsford (este pueblo lo inmortalizaría más tarde en Cranford, una de sus novelas más aclamadas). Allí residían en una casa grande de ladrillos rojos, Heathwaite, en Heathside (ahora Gaskell Avenue), frente a una gran zona abierta conocida como Knutsford Heath.

En 1832 Elizabeth se casó con William Gaskell, un pastor unitario proveniente de Manchester, ciudad en la que se establecieron. Las cercanías industriales de este núcleo de población le brindarían inspiración para sus novelas, la primera de las cuales fue Mary Barton: un relato de la vida de Manchester (publicado anónimamente en 1848) en el que narra la explotación de los obreros de las fábricas en la década de 1840, una época de depresión y dureza para la clase trabajadora inglesa en la que surgió el movimiento cartista. Gracias al libro hizo amistad con Charles Dickens, que le solicitó su colaboración en su nueva revista, Household Words. Entre 1851 y 1853, Gaskell colaboró con artículos que más tarde se publicaron con el título de Cranford (1853). Este , que trata sobre la refinada elegancia de las mujeres de una población rural, se ha convertido en un clásico de la literatura inglesa. Gaskell escribió también una afamada biografía de su amiga la novelista Charlotte Brontë (1857), y las novelas y relatos La casa de Moorland (1850), Ruth (1853), Norte y Sur (otro compasivo estudio sobre las condiciones de vida en Manchester aparecido en 1855) y Esposas e hijas, publicada póstumamente (1866).

LA NOVELA

Hoy os traigo una novela victoriana, en la que se nos describe la vida habitual de un pueblecito inglés a través de un grupo de mujeres de clase media.

En esta novela refleja los cambios en la sociedad inglesa durante la revolución industrial y como ciertos valores imperantes hasta entonces se estaban quedando desfasados, esto se puede ver en las costumbres de las anfitrionas de la narradora y del círculo en el que estas se mueven, algo que puede verse más concretamente en como estas mujeres organizan sus encuentros y como si acude una de ellas a otra no la invitan para evitar encontronazos.

De hecho, la novela, creo que lo que está buscando es reflejar una sociedad rural, que en una época de cambios sociales bastante importantes, sigue comportándose como si estos no tuvieran lugar, llegando a dar la impresión de ser gente, un poco inocente (ved por ejemplo la forma de ser de la señorita Matty Jenkins).

Otra cosa que refleja esta novela es el miedo a lo extranjero, reflejado cuando se relatan anécdotas de las guerras napoleónicas y el miedo a una invasión por parte de los franceses e incluso, en el capítulo dedicado a la actuación del mago en Cranford, no debemos olvidar que en esta época, tanto las guerras napoleónicas como la revolución francesa están relativamente cercanas en el tiempo y había cierto miedo a lo que pudiera venir de fuera (esto se ve reflejado en otras novelas como por ejemplo Jane Eyre de Charlotte Brontë, donde la mujer de Rochester es presentada como una extranjera con problemas mentales)

En cuanto a qué me ha parecido el libro, simplemente tengo que agradecer, que hace un tiempo me pasaran un vídeo (que he enlazado en una entrada titulada reflexión sobre la literatura, las lecturas y los clásicos literarios) en el que se hablaba de esta novela, como un buen acercamiento a la literatura clásica, tengo que reconocer que el libro me ha encantado, de hecho creo que os podría gustar leerlo si os gustan las novelas tipo las de las hermanas Brontë y similares, debo recalcar, que pese a ser una novela inglesa del periodo victoriano, no es muy larga, y es muy ligera, además no es el típico dramón donde todo el mundo sufre, no, como he dicho es simplemente una sociedad rural, donde todo el mundo busca mantener ciertos valores que debido al periodo en el que se desarrolla la acción están desfasados, y en el que la gente procura ayudar a sus vecinos dentro de las posibilidades económicas que tiene.

Bueno, creo que por hoy es todo lo que tenía que decir.

Anuncios