Etiquetas

, ,

Crónica de la estancia de Javier Reverte en Roma durante el otoño de año 2013, en la que nos cuenta cómo fue su vida diaria, así como los monumentos y museos que visitó durante dicha estancia.

EL AUTOR: JAVIER REVERTE (Madrid, España, 1944).

imagen de elmundo.es

Desde muy joven sintió la llamada de las letras. Estudió filosofía y periodismo, profesión esta última que ha ejercido durante más de 20 años, ya sea como colaborador en diarios y revistas o como corresponsal de prensa en Londres y París. También ha escrito guiones para series dramáticas y programas de radio y televisión. Sin embargo, desde hace años está volcado de lleno en la literatura. Además de sus exitosos libros de viajes —entre ellos, la Trilogía de Centroamérica o la Trilogía de África— su obra incluye algunos poemarios como Metrópoli y El volcán herido, ensayos como Dios, el diablo y la aventura, y novelas como Todos los sueños del mundo o La noche detenida.

Javier Reverte se considera, por encima de todo, un escritor que viaja. No concibe el viaje si no es desde su pasión por la escritura, su necesidad de transcribir sus experiencias al papel para luego darles forma literaria. Y es que el libro va creciendo entre sus manos a medida que viaja y anota lo que le va sucediendo, lo que ve, la gente que se encuentra en el camino, las sensaciones y emociones que le transmite un paisaje…

Ha recorrido los cinco continentes, ha navegado por el Índico, el Pacífico y el Atlántico, ha cruzado el Ártico de este a oeste y ha pisado la isla del Cabo de Hornos. Ha descendido por el Amazonas desde su nacimiento hasta su desembocadura, ha recorrido el curso del Nilo, del Mississippi y del Yangtsé, y se ha embarcado en la misma ruta que realizó Joseph Conrad en el río Congo a finales del siglo XIX. Ha seguido los caminos literarios de escritores como Homero –en la Grecia clásica– o Jack London –en el río Yukón– y se ha internado en las sabanas del este de África. Ha cruzado el lago Victoria, el Tanganika y el Tana, y se ha acercado a pie hasta las orillas del Turkana. Ha vivido en Londres, París, Lisboa, Nueva York, Roma e Irlanda. Y todas sus experiencias las ha contado en sus libros de viajes.

Como todos los grandes viajeros, Javier piensa que detrás del hecho de viajar no sólo se esconde un profundo deseo de romper con la rutina de la vida diaria, sino que también existe curiosidad y hambre de conocimiento, la necesidad de intercambiar experiencias con gentes de otras culturas que piensan y ven el mundo de forma diferente. Además, según él, es una excelente medicina para romper con muchos dogmas y prejuicios que se van arrastrando durante muchos años. Viajar enriquece siempre, abre la mente a otros mundos, y, como le ha ocurrido a este escritor metido a viajero, puede llegar a convertirse en una verdadera droga. Javier Reverte afirma convencido que «ningún lugar defrauda cuando es la emoción la que guía al viajero». Y como todo en esta vida, también se aprende a encontrar la emoción.

EL LIBRO

Bueno, hoy os traigo un libro de viajes, no muy largo (unas 250 páginas) y muy ameno para leer, especialmente si os gusta viajar sin salir de casa a través de las páginas de un libro.

Debo reconocer que antes del presente volumen había leído ya otro de los libros de Javier Reverte (concretamente canta Irlanda, un viaje a través de la isla esmeralda, que como puede deducirse es un viaje a Irlanda) y que me había gustado mucho, esto unido a que gente de mi entorno estaba leyendo un otoño romano, me decidió a dar comienzo con su lectura.

El libro, está escrito en forma de diario, y en él se consigna el día a día del autor; a través del presente volumen Javier Reverte nos conduce a través de muchos de los mayores tesoros del arte, tanto arquitectónicos (iglesias y palacios varios, así como las ruinas de la antigua Roma), como pictóricos (la escuela de Atenas) y de la escultura (el éxtasis de santa Teresa) diseñados por grandes maestros como Miguel Ángel, Bernini, Rafael o Borromini, así como la casa donde vivió y murió el poeta romántico Keats (actualmente museo dedicado a él y al también poeta Percival Shilley) y diversos restaurantes donde poder comer.

Todo esto escrito con estilo ameno y salpicado de anécdotas que le ocurrieron al autor a lo largo de los meses del otoño que da título al libro, algún que otro comentario sobre la historia de algunos lugares por los que Javier Reverte va pasando a lo largo de sus paseos romanos.

Personalmente, a mi el libro me ha gustado, no solo porque me ha llevado a través de muchos de los monumentos emblemáticos de la ciudad eterna, sino porque también me ha llevado a muchos otros que no conocía, o que pasan más desapercibidos para el gran público, a parte me he enterado de algunas anécdotas que no conocían y que me han resultado terriblemente interesantes (por ejemplo lo que cuenta de la estatua y los pasquines).

Por otro lado me ha hecho mucha ilusión el visitar algunos de los lugares a los que fui durante mi excursión a Italia, durante los días que visité Roma, llamadme rara si queréis, pero disfruto más viendo museos y monumentos que yendo de fiesta de noche.

En fin, resumiendo mucho, os recomendaría que lo leyerais si:

  1. Os gustan los libros de viajes y viajar.
  2. Os gusta Italia, y particularmente Roma
  3. Os gusta visitar monumentos
  4. Disfrutáis leyendo ensayo
Anuncios