Etiquetas

,

Como todos sabemos, estas fiestas tradicionalmente conmemoran el nacimiento del redentor y una serie de hechos posteriores que vienen relatados en la biblia y que, en algunos, belenes se representan (posiblemente alguien pensará que no sé lo que digo, no sería la primera vez, si afirmo esto es porque lo he visto), pero el que se celebren en estas fechas viene de tradiciones precristianas anteriores cuyo significado cambió o se adaptó a la llegada de la iglesia del Señor.

En muchos casos, la iglesia ha jugado lo que podríamos llamar el doble papel de mantener vivas algunas tradiciones dándoles un nuevo significado (como se ha dicho en el párrafo anterior) y excluyendo o condenando otras al olvido tachándolas de supersticiones, a la vez que las tradiciones y religiones anteriores iban decayendo para dar paso a un nuevo orden religioso; a pesar de ello, muchas  de ellas se han mantenido vivas.

Tras esto, voy a hablar de algunas cosas que han sobrevivido a lo largo de los años mediante un cambio en su significado, concretamente, en la entrada (y aún a riesgo de que quede excesivamente extensa) voy a hablar de lo siguiente:

  1. Calendas, saturnales y otros y otros ritos invernales
  2. El árbol navideño y su decoración
  3. Nochebuena

No me resisto a comenzar este apartado con un video de big bang theory en el que Sheldom da su visión de la navidad:

CALENDAS SATURNALES Y OTROS RITOS INVIERNALES

Las fiestas saturnales tenían lugar entre el día 17 y el 23 de diciembre (víspera de Nochebuena), durante estos días se celebraba una feria llamada sigillariorum celebritas en el que se vendían figurillas de barro que se entregaban como regalo, parece ser, que también se entregaban velas como regalo, quizá como símbolo de, e incluso como encantamientos para garantizar, la vuelta de la fuerza solar tras el solsticio. Lo más típico de esta fiesta era la mezcla de clases sociales en una alegría común. El origen de esta fiesta es difícil de precisar, aunque podría tener alguna relación con ritos anteriores relacionados con la cosecha.

Lo mismo podría aplicarse al festival de las calendas de enero, celebrado unos días después de las saturnales. El día uno de enero, el día de año nuevo romano, los nuevos cónsules tomaban posesión del cargo, y durante al menos tres días se celebraba una gran fiesta. Las casas se decoraban con luces y vegetación (este podría ser en parte el origen del árbol de navidad). En estas fiestas, los ciudadanos le deseaban al emperador prosperidad durante el año que entraba y los senadores le regalaban dinero, estos regalos que no solo se le hacían al emperador, sino que frecuentemente se intercambiaban entre particulares, se conocían como strenae, un nombre que parece que ha sobrevivido en francés érennes (regalos de año nuevo); este último dato agradecería si alguien me lo pudiera confirmar.

Incluso, se puede deducir de las continuas denuncias de la iglesia contra los festivales invernales, principalmente dirigidos contra la celebración de las calendas, el modo en que estas habían calado en muchas regiones del, por entonces, mundo conocido.

El que las costumbres romanas habían llegado hasta zonas de Centroeuropa, o eran paralelas a ellas, se muestra en una curiosa carta escrita en 742 por San Bonifacio y dirigida al papa Zacarías. El Santo, relataba que ciertos alemanes, bávaros y francos se negaban a abandonar ciertas prácticas porque habían visto hacer ese tipo de cosas en la ciudad sagrada de Roma, cerca de San Pedro, y aparentemente, con la autorización del clero. La víspera de año nuevo, presuntamente, desfiles atravesaban las calles de Roma, con canciones impías y gritos paganos; se instalaban mesas de la suerte, y en ese momento nadie prestaba fuego o herramientas o cualquier otro artículo a sus vecinos. El Papa contestó que esas cosas le resultaban odiosas, y que deberían serlo para todos los cristianos; y al año siguiente todas esas prácticas de las calendas de enero serían prohibidas por el concilio de Roma.

Mucha más atención se le ha prestado al festival de mitad del invierno de los antiguos germanos. A mediados del siglo XIX se acostumbraba a hablar de la navidad y de las doce noches como una continuación de la temporada sagrada, mantenida hasta el solsticio de invierno. Los fuegos de la fiesta navideña, eran tenidos como símbolos solares, que en esas fechas comenzaba su viaje en los cielos.

Por otro lado, el año celta parece ser que comenzaba en  noviembre con el festival de samhain (un nombre que parece significar fin del verano o asamblea) cuyo origen parece remontarse a un festival pastoral y agrícola que en su momento buscaba ayudar al crecimiento de plantas y animales frente a los poderes malignos, este ritual, parece que tenía ciertas características comunes con el festival germano que tenía lugar por las mismas fechas, por ejemplo el sacrificio de animales, la conmemoración de los muertos, y las maldiciones y encantamientos para el año nuevo.

EL ÁRBOL NAVIDEÑO Y SU DECORACIÓN

Una de las tradiciones más extendidas alrededor del mundo, de todas las festividades navideñas es el árbol. Esta tradición se extendió rápidamente por Europa, sin que en muchos sitios tuviera raíces en sus tradiciones, ya que parece ser que su origen se remonta a zonas de centro Europa, y su principal expansión tuvo lugar a partir del siglo XIX.

En los países donde se origina la tradición del árbol de navidad, este es el centro de las celebraciones, y nadie es demasiado pobre ni está demasiado solo como para no tener un árbol.

Su decoración varía según las zonas del mundo, por ejemplo, al árbol le cuelgan unos adornos llamados pirámides consistentes en construcciones de madera adornadas con papeles de colores y luces, me imagino que en tiempos se iluminarían con velas y actualmente se iluminarán con iluminación eléctrica. Estas pirámides fueron muy populares entre la burguesía y los artesanos, que los guardaban de un año para otro. En Berlín, las pirámides eran también muy habituales. Las adornaban con ramitas, así como con velas y papeles de colores, y tenían más parecido con el árbol de navidad.

Las primeras referencias de los árboles de navidad en Inglaterra se dan en 1789, pero su uso no se generalizó hasta aproximadamente la década de 1840. En 1840, la reina Victoria y el príncipe Alberto tenían un árbol de navidad, y la moda se extendió hasta que se volvió completamente natural. En Dinamarca y Noruega se introdujo hacia 1830, en Suecia hacia 1863. En Bohemia se lo menciona en 1862. También se encuentra en Rusia, Estados Unidos, España, Italia y Holanda, y por supuesto en Suiza y Austria.

El árbol es una institución doméstica, y aunque en principio surge en países protestantes, ha pasado también a países de tradición católica.

El origen del árbol de navidad, es muy interesante. Su cercanía con otras sacralizaciones del espíritu de la naturaleza es evidente, aunque su origen exacto es complicado de seguir, a pesar de ello, hay quien señala a las calendas de Enero como un posible origen.

En cierto sentido, el tener un árbol verde en una época en la que la vegetación “muere” es una forma de mantener la esperanza de que vuelva a resurgir

NOCHEBUENA

La navidad en su significado más estrecho, debe entenderse que comienza en la tarde del día 24 de diciembre, a este día en algunos países no se le da la misma importancia que en otros como celebración, por ejemplo en España, normalmente este día se hace una cena un poco más especial; aunque, si bien es cierto que es a lo largo de esta noche cuando san Nicolás o Papá Noel suele hacer su aparición repartiendo regalos por las casas.

La tradición de san Nicolás, se da sobre todo en países del centro y norte de Europa, con una tradición protestante, este santo, vendría a sustituir ciertas tradiciones digamos católicas; aunque también es cierto que en el  este de Rusia hay un equivalente femenino, que es paralelo a San Nicolás, Kolyada, una doncella vestida de blanco, que conduciendo su trineo, viaja de casa en casa el día de Nochebuena. Los jóvenes que le cantan villancicos, reciben a cambio regalos. En este caso la palabra KOLYADA es el nombre para la navidad, parece que tiene su origen en el término latino calenda que probablemente entró en las lenguas eslavas  a través de Bizancio. La doncella sería uno de esos seres que toma su nombre de la festividad en la que aparece.

Por otro lado, en los países escandinavos como tienen ese sentido, de la proximidad de lo sobrenatural al mundo de los vivos, creen que salir esta noche es mala idea, ya que creen que los trolls celebran esta fecha cantando y bailando, y que los muertos, al igual que en la noche de todos los santos en zonas católicas, visitan sus antiguas casas.

Por último dejo otro video, en inglés, sobre hechos curiosos de la navidad (things you never knew about Christmas):

 

Por último, comentar que ayer se publicó este mismo texto en nuestro blog hermano http://castillodehistoriayartes.blogspot.es/ sin vídeos, podéis elegir la modalidad de lectura…

Anuncios