Etiquetas

, ,

El señor Bliss, un hombre notable por sus altísimos sombreros y el Jirafanejo que guarda el jardín, toma la caprichosa decisión de comprar un coche. Pero la primera salida pronto se convierte en un catálogo de desastres. Algunos pueden atribuirse al estilo de conducir del señor Bliss, pero ni siquiera él podía saber que sería secuestrado por tres osos.

Lo que ocurrió despues, el lector, joven o viejo, querrá descubrirlo por sí mismo. Por fortuna todo terminó bien, y aun el coche amarillo de ruedas rojas (al que el señor Bliss, como es comprensible, había tomado una gran antipatía) sirvió al fin para algo.

EL AUTOR: J. R. R TOLKIEN (1892 – 1973).

Escritor, poeta, filólogo y profesor universitario británico, conocido principalmente por ser el autor de la trilogía El Señor de los Anillos, obra de fantasía considerada como todo un clásico de la literatura universal y que comparte escenario con otra de sus grandes novelas, El Hobbit.

Nació en la localidad sudafricana de Bloemfontein en 1892, pero se mudó a Inglaterra con su madre a la edad de tres años y medio. Creció en Inglaterra y estudió en el Exeter College, destacando ya por su facilidad para las lenguas, algo que corroboraría a nivel universitario con sus estudios en Oxford.

Tolkien luchó en la Primera Guerra Mundial donde pasó una larga convalecencia, ocasión que aprovechó para comenzar su serie de relatos que se convertiría en El Libro de los Cuentos Perdidos.

De vuelta a Oxford con su esposa e hijos, inicia su carrera como lingüista, ejerciendo como profesor de anglosajón y ocupando la cátedra Rawlinson y Bosworth en la Universidad de Oxford entre 1925 y 1945, etapa en la que siguió escribiendo sobre el mundo que ya había esbozado en sus anteriores relatos, llegando a publicar El Hobbit(1937), obra que, si bien en principio iba dedicada a un público más juvenil, consiguió la atención de un mercado más amplio.

Es en esta época de Oxford en la que Tolkien formaría parte del grupo literario conocido como los Inklings, en el que entablaría amistad con el escritor C. S. Lewis, autor de Las crónicas de Narnia.

De 1945 a 1959, pasó a ocupar un puesto como profesor en la Universidad de Merton. Tras la publicación de El Hobbit, Tolkien había estado trabajando en su continuación, orientada esta vez a un público adulto. El resultado fue El Señor de los Anillos, obra que, por decisión editorial, acabó siendo publicada en tres partes.El Señor de los Anillos resultó un grandísimo éxito de crítica y público, convirtiéndose en un claro referente para toda la literatura fantástica posterior, siendo traducido a numerosos idiomas y alcanzando unas impresionantes cifras de ventas en todo el mundo.

De vuelta a Oxford, Tolkien recibió numerosos homenajes y reconocimientos académicos a lo largo de su carrera, así como distinciones como la Cruz del Imperio Británico o numerosos honoris causa. Durante esta última etapa Tolkien siguió escribiendo relatos y ensayos que han sido recopilados, en su mayor parte, gracias a la labor de su hijo Christopher.

De entre la obra de Tolkien, además de los ya mencionados El Hobbit y El Señor de los Anillos, habría que destacar títulos como Los cuentos inconclusos, El Silmarillion, Los Hijos de Húrin o, dentro de sus cuentos más infantiles, Roverandom, El señor Bliss, Egidio el granjero de Ham o El herrero de Wootton Mayor.

Tolkien murió en Bournemoth el 2 de septiembre de 1973, a la edad de ochenta y un años.

EL LIBRO

Hoy traigo otro libro de J. R. R Tolkien, que una vez más no tiene nada que ver con el hobbit o el señor de los anillos.

El libro que traigo hoy tiene 71 páginas, a lo que si añadimos que es como un cuento, se lee en un rato.

Tengo que reconocer que este es el libro de Tolkien que menos me h gustado de todos los que he leído, del hobbit y el señor de los anillos me gustan esas aventuras sin para prácticamente desde el principio, del herrero de Wotton mayor, esa combinación de lírica e imaginación desbordante, el presente volumen es cierto que al igual que otras obras del mismo autor, destila imaginación por todas partes, pero hay algo que no me termina de convencer, no sabría dar una razón concreta, ni decir qué falla exactamente.

Quizá lo recomendaría más para un público infantil que para un público adulto, pero ahí ya cada uno que haga lo que quiera

Anuncios