Etiquetas

, , ,

imagen de lectulandia.com

Viaje por un paisaje salvaje donde suenan los ecos de historias pasadas que todavía hoy atrapan la imaginación de los lectores.

Quince años después de su primer viaje a África y cinco después de su última aventura en el Amazonas, el mejor escritor español de viajes regresa con un libro narrado con su sello inconfundible. Javier Rever te descubre una Alaska mítica y salvaje a través del imprevisible y traicionero río Yukon que navegó en canoa junto a un reducido grupo de aventureros. Con sus más de sesenta años, Javier aprendió a manejar con destreza la canoa y durante una semana remontó el río en intensas jornadas de más de ocho horas de navegación. Posteriormente, como buen viajero, siguió el viaje en solitario, adentrándose en el interior de Alaska, una de las últimas fronteras de nuestra civilización. Al tiempo que viaja, Javier Reverte rememora las historias de miles de pioneros que se dejaron la vida en la fiebre del oro, recopila las mejores historias y leyendas de un lugar mítico desde que Jack London escribiera sus célebres novelas y, también, con mucho humor se adentra en los territorios vírgenes donde reinan los temibles osos grizzlies con la esperanza de encontrarse con ellos. El río de la luz es la historia del viaje a un río que le dio a Javier Reverte la luz, la libertad, las ganas de vivir y despertó en él la curiosidad por seguir conociendo a gente por el camino. Un libro optimista que contagia las ganas de leer y la pasión por viajar.

EL AUTOR: JAVIER REVERTE

Escritor y periodista español nacido en Madrid en 1944. Su nombre completo es Javier Martínez Reverte. Cursó estudios de Filosofía y Periodismo. Fue corresponsal en Londres, París y Lisboa, entre otros destinos. Dentro del mundo periodístico ha ejercido diversas funciones tales como ser subdirector del diario Pueblo. También ha sido guionista de radio y de televisión.

Su producción literaria abarca novelas, poemarios y libros de viajes. Es en este género en el que ha cosechado más popularidad: su Trilogía de África (compuesta por El sueño de África, Vagabundo en África y Los caminos perdidos de África) le reportó gran consideración por parte del público. Otros libros de viajes han tratado sobre Centroamérica, el Amazonas, Grecia, Turquía y Egipto.

Aparte de algunos poemarios como Metrópoli y El volcán herido, y ensayos como Dios, el diablo y la aventura, ha tenido éxito con novelas como Todos los sueños del mundo o La noche detenida.

En 2010 resultó ganador del Premio Fernando Lara de novela por Barrio Cero.

EL LIBRO

Hoy, para variar, os traigo un libro de viajes que recorre parte de Alaska y Canadá y que navega parte del rio Yukón, siguiendo la estela del autor americano Jack London y de los buscadores de oro durante la época del gold rush de finales del siglo XIX y principios del XX.

La verdad es que al igual que otros libros del mismo autor, el presente volumen resulta interesante, no solo por lo que cuenta de la historia de la zona a través de la que viaja (en este caso Alaska y Canadá), historia que muchas veces es poco conocida para el gran público.

Por otro lado, algunos de los sitios por los que va pasando son una cosa tremendamente folclórica y enfocada al turismo(y si, no lo digo como algo malo, especialmente cuando a relativamente pocos kilómetros de donde vivo está el desierto de Tabernas, Almería, donde hay un pueblo del oeste americano recordando la época del espagueti western) y si, hablo del local ese en el que hay una cabeza de toro disecada, y el local ese que es un salón del oeste.

En cuanto a la ruta siguiendo la de Jack London, me ha pasado lo mismo que cuando leí Boy de Roald Dahl, que he entendido porque escribe algunas cosas que escribe y porque las cuenta de la forma en la que las cuenta.

Personalmente destacaría, además de la prosa y lo dicho anteriormente, el hecho de que el libro (al igual que otros que he leído del mismo autor) está redactado de tal manera, que el lector va siguiendo el viaje e imaginando sin problemas los sitios por donde Javier Reverte va pasando, lo que permite viajar a través de Alaska y Canadá sin moverse del sillón en el que se esté leyendo el libro

Finalmente, como siempre y para terminar, por todo lo dicho en los párrafos anteriores, aconsejo, por lo menos empezar a leer el libro, especialmente si os gusta el ensayo, los viajes y la historia, y como siempre insisto en que si no os gusta por la razón que sea lo dejéis.

Anuncios