Etiquetas

, , , ,

Larga novela victoriana en que un viudo, el doctor Gibson, padre de una hija en edad de merecer, se casa con una maestra que, a su vez, tiene también una bella hija. Su segunda esposa es una mujer que vive sólo para las apariencias y cuya hija es una joven incapaz de expresar sus sentimientos más profundos debido a una infancia marcada por el abandono y la infelicidad. Frente a estas dos hijas la autora nos retrata a los hijos del terrateniente Hamley, que representan el conflicto entre lo racional y la decadente languidez.

LA AUTORA: ELIZBETH GASKELL (CHELSEA, 1810 – HOLYBOURNE, HAMPSHIRE, 1865)

imagen de wikipedia.org

imagen de wikipedia.org

Biógrafa y novelista inglesa conocida por el rigor de su investigación, la observación compasiva de sus personajes y la fluidez de su estilo narrativo.

Nació en el número 93 de Cheyne Walk, Chelsea, en lo que por aquel entonces eran las afueras de Londres. Su madre, Eliza Holland, provenía de una familia prominente de las Midlands que poseía buenas conexiones con otras importantes familias unitarias, como los Wedgood y los Darwin. Falleció en 1812 cuando Elizabeth era una todavía un bebé (la muerte de la madre está representada en Mary Barton). Su padre, William Stevenson, un pastor y escritor unitario, volvió a contraer entonces matrimonio.

La mayor parte de su infancia transcurrió en la comarca de Cheshire, donde vivía con su tía, Hannah Lumb, en Knutsford (este pueblo lo inmortalizaría más tarde en Cranford, una de sus novelas más aclamadas). Allí residían en una casa grande de ladrillos rojos, Heathwaite, en Heathside (ahora Gaskell Avenue), frente a una gran zona abierta conocida como Knutsford Heath.

En 1832 Elizabeth se casó con William Gaskell, un pastor unitario proveniente de Manchester, ciudad en la que se establecieron. Las cercanías industriales de este núcleo de población le brindarían inspiración para sus novelas, la primera de las cuales fue Mary Barton: un relato de la vida de Manchester (publicado anónimamente en 1848) en el que narra la explotación de los obreros de las fábricas en la década de 1840, una época de depresión y dureza para la clase trabajadora inglesa en la que surgió el movimiento cartista. Gracias al libro hizo amistad con Charles Dickens, que le solicitó su colaboración en su nueva revista, Household Words. Entre 1851 y 1853, Gaskell colaboró con artículos que más tarde se publicaron con el título de Cranford (1853). Este libro, que trata sobre la refinada elegancia de las mujeres de una población rural, se ha convertido en un clásico de la literatura inglesa. Gaskell escribió también una afamada biografía de su amiga la novelista Charlotte Brontë (1857), y las novelas y relatos La casa de Moorland (1850), Ruth (1853), Norte y Sur (otro compasivo estudio sobre las condiciones de vida en Manchester aparecido en 1855) y Esposas e hijas, publicada póstumamente en 1866.

LA NOVELA

Hoy os traigo Hijas y esposas, última novela de Elizabeth Gaskell, que como dato curioso comentar que quedó incompleta debido a la muerte de la autora. Una vez más volvemos sobre un libro que no es precisamente corto (789 páginas en mi edición, notas a pie de página incluidas) para, de nuevo, acercarnos al siglo XIX inglés y a la época victoriana en particular.

En el caso del libro que nos ocupa hoy, hay varios temas que me gustaría comentar y analizar:

El primero es el de las relaciones sociales, y las famosas declaraciones amorosas que siempre hemos visto en esas fantásticas series y miniseries inglesas en las que la virtud femenina debe preservarse mientras estas son solteras, procediendo a tener sobre ellas un control y vigilancia bastante grandes, esto se puede verse en como el padre de la protagonista intercepta una carta de un pretendiente, no deja que su hija la lea y posteriormente manda a su hija de visita a casa de unos vecinos para evitar problemas derivados de un enamoramiento imprudente.

Por otro lado me gustaría hablar un poco de los personajes:

En primer lugar me gustaría hablar de Molly Gibson, la protagonista, y de su padre, son dos personas normales que viven del trabajo de médico del señor Gibson; en general son dos personas retraídas que a pesar de lo que pueda parecer les hacen falta pocas palabras para saber lo que sienten.

Por otro lado la señora Clare Kirkpatrick, que como ya se ha dicho más arriba vive solo para las apariencias, algo que puede comenzar a verse en el episodio de la fiesta en Cumnor Towers, y en como de cara a la vida pública esta mujer tiene un comportamiento muy de aparentar lo que no es (esto se puede ver cuándo va a comprar ropa nueva para después de casada y solo se preocupa de comprar los mejores vestidos mientras que pasa de comprar ropa interior nueva) y de complacer a los poderosos (esto se puede ver en su relación con lord y lady Cumnor), además es que es una señora que me ha resultado tremendamente desagradable, es una persona muy de yo ordeno y mando, que de hecho creo que es un poco la personificación de los versos de la canción el rey que dicen eso de con dinero y sin dinero yo hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley porque sigo siendo el rey. A mí personalmente esta señora más de una vez ha sacado mis instintos más agresivos contra personajes de ficción. En cuanto a la personalidad de esta señora, me gustaría transcribir un párrafo del libro que demuestra no solo lo que digo de las dotes de mando de la señora y su forma de ser en torno a las apariencias, sino también a la hora de buscar la forma de medrar, en este caso están hablano del hijo mayor de los Hamley (de los que hablaremos un poco más abajo):

Me gusta ese Osborne Hamley. Qué joven tan simpático. En cierto modo, siempre prefiero a los primogénitos. Es el que heredará las tierras, ¿no? Le pediré a tu padre que le anime a venir a visitarnos más a menudo. Es la clase de persona con quien Cynthia y tú deberíais relacionaros. Al otro, en mi opinión, se le ve un tanto brutote; su porte no es nada aristocrático. Supongo que lo ha heredado de su madre, que no es más que una advenediza, según he oído en las Towers.

Siguiendo con la familia, me gustaría hablar de Cynthia Kirkpatrick, la hija de Clare Kirkpatrick, ha pasado parte de su vida estudiando en Francia, y yo la veo  un poco como el contrapunto de Molly, me explico, mientras Molly es una persona reflexiva que siente interés por cierto tipo de lecturas que podríamos definir como densas, Cynthia no se interesa por ellas, y se centra en cosas más banales y frívolas

Por otra parte encontramos  a Lady Harriet, la hija de lord y lady Cumnor, es una chica que no dudo que sea buena persona pero que tiene detalles bastante feos (al menos desde mi punto de vista) hacia gente que se encuentra socialmente por debajo de ella.

También me gustaría hacer una pequeña mención a las señoritas Browning, dos solteronas bonachonas que mantienen una buena amistad con los Gibson a los que aprecian de verdad, y que junto a la señora Hamley  y a Roger Hamley (de los que hablaremos en el siguiente párrafo) serán un buen punto de apoyo de la protagonista.

Por último, en este apartado, cabría destacar a los Hamley, que son una familia de pequeños propietarios que le cogerán bastante cariño a la protagonista, y en especial la señora Hamley y Roger el hijo menor de la familia, que se preocuparan no solo del bienestar de Molly sino también de aconsejarla como mejor pueden y saben. En este caso, el contrapunto, lo encontramos en Roger y Osborne, los hijos de la familia, ya que mientras Roger es una perona práctica e interesada en adquirir conocimientos con algún tipo de aplicación Osborne, es una persona más imaginativa y más centrada en cosas como la poesía y cosas así que en esa época (y al igual que ahora) si no se tenía cierto renombre no daban de comer

Por último me gustaría volver sobre el tema de la educación de la mujer, en este caso de las mujeres de clase media baja y repetir lo que he dicho ya varias veces (la última en la entrada dedicada a lo que el viento se llevó) sobre como a la mujer se la reparaba para llevar la casa, en este caso encontramos como lady Cunmor, la esposa del terrateniente propietario del pueblo donde se desarrolla la acción hace lo siguiente:

<<En colaboración con sus hijas había fundado una escuela; no una escuela como las de hoy día, donde a los hijos e hijas de los trabajadores y campesinos se les da una educación intelectual mucho mejor que a otros niños de clase más elevada; sino una escuela de las que llamaríamos «industriales», donde a las niñas se las enseña a coser, a ser excelentes amas de casa, a cocinar primorosamente, y, por encima de todo, a vestir pulcramente con una especie de uniforme de beneficencia diseñado por las damas de Cumnor Towers: toca blanca, esclavina blanca, delantal a cuadros, vestido azul, todo ello acompañado de muchas reverencias y muchos «por favor, señora».

También me gustaría poner otro extracto del libro relacionado con lo que digo de la educación femenina en el siglo XIX, la perla en cuestión es del padre de la protagonista en una charla con la que va a ser la cuidadora de la niña al principio del libro:

[…]No le enseñe demasiadas cosas a Molly: que sepa coser, leer y escribir, y hacer cuentas. Que no deje de ser una niña. Si me parece deseable que aprenda algo más, yo mismo se lo enseñaré. Después de todo, tampoco estoy seguro de que saber leer y escribir sea necesario. Hay muchas buenas mujeres que se casan firmando tan sólo con una cruz; a mí entender, es algo que disminuye el sentido común. Sin embargo, debemos plegarnos a los prejuicios de la sociedad, señorita Eyre, así que enséñele a leer a la niña.

En un aspecto más general, creo que la autora lo que pretendía era criticar mediante la ironía esa parte de la sociedad que vivía solo para las apariencias, es decir gente de clase media, y que no necesariamente tenía que pasar hambre, pero que pretendía pasar por tener un estatus que no tiene, caso de Clare Kirkptrick, así como la aparente apatía de ciertos estratos sociales que en según qué casos podrían considerarse hasta cierto punto inútiles o que no tienen aplicación práctica.

ADAPTACIONES AUDIOVISUALES

Por lo que he podido averiguar vía buscador parece ser que hay una miniserie producida por la BBC en 1999 y protagonizada entre otros por Rosamund Pike (Orgullo y prejuicio, 2005) Iain Glenn (juego de tronos) y Michael Gambon (Harry Potter)

Por mi parte creo que es todo lo que tenía que contar

Anuncios