Etiquetas

, , ,

Primera novela de Pearl S.Buck. Publicada en el año 1929, y en ella nos acerca, desde su profundo conocimiento, a la cultura y costumbres de la China de principios del siglo XX, aunque lo cierto es que éste último dato el lector se lo tendrá que imaginar, ya que no hace ninguna referencia a fechas ni acontecimientos importantes a lo largo de todo el libro.

Narrado en primera persona por su protagonista principal, Kwei-Lan nos cuenta su conmovedora historia, la de una mujer nacida en el seno de una familia distinguida que desde el mismo momento de su nacimiento es prometida en matrimonio con su futuro marido tal y como marcan las normas y tradiciones, tanto de su país como de su familia. Y para eso será educada y preparada, para servir fielmente a su esposo según las costumbres orientales y llegar a ser la perfecta esposa que todos esperan que sea.

Su futuro marido, por el contrario, recibe una educación totalmente diferente, ya que se trasladará a vivir a Estados Unidos para recibir formación académica como médico. Al terminar la carrera y regresar de nuevo a su patria, sus padres le obligarán a cumplir con el compromiso y casarse con su prometida, Kwei-Lan.

Un mundo totalmente diferente se abrirá ante ellos, pero principalmente para ella. El deseo de él es desmarcarse de las rígidas normas orientales y acercase más a las occidentales. Ella tendrá que acomodarse a una forma y ritmo de vida para la que no ha sido preparada, y que por otro lado le cuesta enormemente entender. Ha sufrido muchas penurias y sufrimientos en su educación de “buena esposa” y ahora se enfrenta a un mundo que desconoce y la desconcierta. Cogida entre dos mundos totalmente diferentes, una lucha interna de sentimientos enfrentados se iniciará en su interior, debiendo librar esa batalla en soledad.

LA AUTORA: PEARL S. BUCK (PEARL SYDENSTRICKER BUCK, HILLSBORO 1892 – DANBY 1973)

Novelista estadounidense y Premio Nobel de Literatura en 1938, que pasó la mayor parte de su vida en China y cuya obra, influida por las sagas y la cultura oriental, buscaba educar a sus lectores. Recibió el premio Nobel en 1938. Hija de unos misioneros presbiterianos, vivió en Asia hasta 1933. También escribió algunas de sus obras bajo el seudónimo John Sedges.

Su primera novela fue Viento del este, viento del oeste (1930), a la que siguió La buena tierra (1931), ambientada en la China de la década de 1920 y que tuvo gran éxito de crítica, recibiendo por ella el premio Pulitzer. Es un relato epopéyico de grandes relieves y detalles vívidos acerca de las costumbres chinas; está considerada, en esa vertiente, como una de las obras maestras del siglo.

La buena tierra forma la primera parte de una trilogía completada con Hijos (1932) y Una casa dividida(1935), que desarrollarían el tema costumbrista chino a través de sus tres arquetipos sociales: el campesino, el guerrero y el estudiante. Por la trilogía desfilan comerciantes, revolucionarios, cortesanas y campesinos, que configuran un ambiente variopinto alrededor de la familia Wang Lung. Se narra la laboriosa ascensión de la familia hasta su declive final, desde los problemas del ahorro económico y las tierras hasta la aparición de la riqueza y de conductas y sentimientos burgueses.

En 1934 publicó La madre, y en 1942 La estirpe del dragón, otra epopeya al estilo de La buena tierradonde apoyó la lucha de los chinos contra el imperialismo japonés, en un relato que parte de una familia campesina que vive cerca de Nankín. También escribió numerosos cuentos, reunidos bajo el título La primera esposa, que describen las grandes transformaciones en la vida de su país de residencia. Los temas fundamentales de los cuentos fueron la contradicción entre la China tradicional y la nueva generación, y el mundo enérgico de los jóvenes revolucionarios comunistas.

En 1938 publicó su primera novela ambientada en Estados Unidos, Este altivo corazón, a la que le siguió Otros dioses (1940), también con escenario norteamericano, donde trata el tema del culto de los héroes y el papel de las masas en este sentido: el personaje central es un individuo vulgar que por azar del destino comienza a encarnar los valores americanos hasta llegar a la cima.

A través de su libro de ensayos Of Men and Women (1941) continuó explorando la vida norteamericana. Su estilo narrativo, al contrario de la corriente experimentalista de la época, encarnada en James Joyce o Virginia Wolf, es directo, sencillo, pero a la vez con resonancias bíblicas y épicas por la mirada universal que tiende hacia sus temas y personajes, así como por la compasión y el deseo de instruir que subyace a un relato lineal de los acontecimientos.

Entre sus obras posteriores cabe mencionar Los Kennedy (1970) y China tal y como yo la veo, de ese mismo año. Escribió más de 85 libros, que incluyen también teatro, poesía, guiones cinematográficos y literatura para niños.

EL LIBRO

Hoy para cambiar un poco las lecturas que he ido reseñando durante los últimos meses os traigo el libro de Pearl S. Buck viento del este, viento del oeste

El libro está ambientado en la China de principios del siglo XX, en el presente volumen vemos como eran las costumbres y tradiciones del país en este periodo, así como el choque cultural producido cuando un extranjero se iba a vivir allí.

Es cierto que las cosas han cambiado mucho en el mundo desde que se publicó el presente volumen y que quizá esté algo pasado en cuanto a cierto tipo de situaciones que se plantean en él, pero creo que el libro merece la pena, ya que no solo se muestra la vida en el país en ese momento, sino que también se muestran las tradiciones y creencias de sus habitantes, que chocan de frente con la forma de pensar de los hombres que se habían ido a estudiar al extranjero y que en muchos casos volvían con títulos de educación superior y creyendo en el progreso científico, lo que  a su vez redunda en que cuestionen el orden tradicional establecido en ese periodo.

Este contraste cultural puede verse también en la biografía novelada de parte de la princesa muerta de Kenize Mourad (hice la reseña hace unos días) en ambas se ve como en ciertas sociedades hay algo más de libertad de movimientos, no solo a nivel de las mujeres (caso del libro de Kenize Mourad) sino también a la hora de que los hijos toman en ciertas decisiones personales por su cuenta y riesgo, y recalco de nuevo que ambos libros están ambientados  o escritos durante la primera mitad del siglo XX, que no estamos hablando de hace trescientos años.

Para terminar, me gustaría recomendar la lectura de viento del este, viento del oeste ya que el libro no es muy largo, es muy ameno y se lee en un rato que os pongáis, y si alguno queréis profundizar y leer algo más sobre China (en este caso la China de hoy en día) os recomiendo que leáis un verano chino de Javier Reverte

Anuncios