Etiquetas

, , ,

imagen de casadellibro.com

Una habitación con vistas es una de las novelas más deliciosas y entrañables de E. M. Forster. Situada entre una Florencia todavía virgen del azote del turismo pero integrada en el grand tour de los viajeros europeos y la rígida Inglaterra victoriana, la novela desarrolla una historia de amor y sentimientos encontrados en cuyo transcurso Lucy Honeychurch, joven perteneciente a la buena sociedad inglesa, intenta abrir camino a su personalidad superando el obstáculo de las convenciones sociales. En estas páginas llenas de ironía y sutil humor que llevó al cine en su día James Ivory, Forster despliega una variada y atractiva galería de personajes y de sugerentes contrastes que hacen de ella una obra inolvidable.

EL AUTOR: E.M. FOSTER

Hijo de un arquitecto, nació en Londres en 1879 y se educó en la Universidad de Cambridge, donde cursó estudios de literatura clásica e historia.

A partir de 1901 residió temporadas en Italia y Grecia, y en estos países mediterráneos están ambientados algunos de sus cuentos, como La historia de la sirena, y sus dos primeras novelas, Donde los ángeles no se aventuran (1905) y Habitación con vistas (1908). Cambridge es el escenario de su tercera novela, El viaje más largo (1907), y la cuarta, Howard’s end (1910) —traducida al castellano con el título de La mansión—, se sitúa en la ciudad de Londres y sus alrededores.

En 1912 y en 1922 vivió en la India, experiencia que noveló en Pasaje a la India (1924), obra que confirmó su fama universal como novelista; pero Forster abandonó definitivamente este género y hasta el final de su larga vida sólo cultivó otras modalidades literarias, como libros de viajes, ensayos, cuentos y biografías: Alejandría (1922), Aspectos de la novela (1927), El momento eterno (1928), Abinger Harvest (1936), Lo que creo (1939), Virginia Woolf (1942), Dos vivas por la democracia (1951) y, en colaboración con Eric Crozier, el libreto de la ópera de Benjamin Britten, Billy Budd (1951), sobre el célebre relato de Melville. Murió en Coventry en 1970.

EL LIBRO

Hoy os traigo una habitación con vistas, novela publicada inicialmente en 1908, busca reflejar la sociedad inglesa del periodo eduardiano (1901 – 1910) mediante el uso de la ironía y el uso de ciertas metáforas para enfrentar la falta de libertad frente al libre desarrollo de las pasiones.

Antes de empezar a hablar de las principales metáforas me gustaría hablar un poco de los principales temas que se tocan en el libro:

  1. Roles femeninos: los roles tradicionales de la mujer (económicos y domésticos) se rompen cuando la protagonista decide seguir sus sentimientos
  2. La verdad frente a las pretensiones: los personajes buscan y dicen la verdad en un intento de confirmar las expectativas de la sociedad
  3. Normas sociales: unas normas sociales que empiezan a ser anticuadas y a cambiar, surgiendo la pregunta de si un alma gemela debería proveer pasión o una buena situación social y económica

El punto número 1, se puede ver en libros de periodos anteriores en los que la mujer era relegada a un papel de esposa y madre, y ya se ha comentado varias veces en relación a otros tomos de diferentes autoras (Mansfield park, hijas y esposas, la inquilina de Wildfell hall, etcétera)

El punto número 2, personalmente creo que aunque los personajes buscan la felicidad en realidad la mayoría pecan de  pretenciosos, y buscan parecer mejores de lo que realmente son (el señor Eager parece que pretende saber más que nadie y la señorita Lavish es una señora con ínfulas de escritora pero cuya novela no acaba de arrancar) mientras que a los que son un poco honestos consigo mismos y con el resto los tratan un poco como si fueran menos que ellos, estos prejuicios, aunque no lo parezca, siguen vigentes a día de hoy, al menos yo he conocido a gente con actitudes similares (gente menor de 40 años)

En cuanto al punto 3, es cierto que 110 años después de publicarse una ventana con vistas el sistema de valores y la sociedad ha cambiado bastante, aún así creo que en algunos aspectos sigue habiendo cierta conciencia de clase entre algunas personas.

Por otro lado, y volviendo sobre el tema de las metáforas, las tres que se podrían destacar:

  1. Las habitaciones en función de si tienen vistas o no:
    1. Habitaciones sin vistas: representan el mundo sofocante y restrictivo de la sociedad inglesa
    2. Habitaciones con vistas: representación de la libertad de los exteriores y la naturaleza donde las pasiones siguen su propio curso, aunque también podrían verse como un deseo de libertad
  2. La música del piano que le da a la protagonista acceso a la individualidad y a la ensoñación y a evadirse de la realidad, también aporta equilibro en las relaciones entre los interiores y los exteriores e incluso entre los protagonistas a través de la belleza.

Incluso me atrevería a decir que no solo son las habitaciones con acceso a vistas las que representan la libertad y la naturaleza, sino que esta representación se encuentra también en los propios exteriores, como ejemplo destacar el asesinato en la plaza de Florencia o las pasiones que se desatan durante la excursión a los campos que rodean la propia Florencia.

También me gustaría comentar que hablamos de una sociedad en la que en muchas ocasiones se primaba, no voy a decir la razón sobre los sentimientos, pero si el hacer un buen matrimonio con una persona con una buena situación económica, mientras que las personas (especialmente mujeres) que se casan por amor, son repudiadas por sus familias.

ADAPTACIONES AL CINE

En este caso voy a mencionar dos adaptaciones de pasada, ya que en el momento de redactar esto no he visto ninguna

La primera se estrenó en 1985, protagonizada por Maggie Smith, Denholm Elliott, Helena Bonham Carter, Julian Sands, Simon Callow, Judi Dench y Daniel Day-Lewis y que se llevó tres Oscars (mejor dirección de arte/ escenografía, mejor diseño de vestuario y  mejor guion)

Y la segunda es del año 2007, pero no he encontrado información sobre ella

Anuncios