Etiquetas

, , ,

Clay Jensen, un estudiante de secundaria algo tímido, vuelve a casa desde la escuela un día para encontrar un paquete anónimo en la entrada de su casa. Al abrirlo, descubre que se trata de una caja de zapatos con siete cintas de casete grabado por la fallecida Hannah Baker, su compañera de clase que recientemente se suicidó. Las cintas fueron enviadas inicialmente a un compañero de clase con las instrucciones para pasar de un estudiante a otro, en el estilo de una carta en cadena. En las cintas, Hannah le explica a trece personas la forma en que jugó un papel en su muerte, dando trece razones para explicar por qué se quitó la vida. Hannah ha dado una segunda serie de cintas a uno de sus compañeros de clase, la identidad de quien Clay descubre más adelante, y advierte a las personas en las cintas que si no los pasan en el segundo set se filtró a la totalidad de los estudiantes. Esto podría conducir a la vergüenza pública de algunas personas, mientras que otros podrían enfrentar cargos de acoso físico o tiempo en la cárcel. A través de la narración de audio, Hannah revela su dolor y el sufrimiento y la caída en la depresión que finalmente conduce a su muerte (suicidio mediante píldoras). Indica que su primer beso, un niño la puso en una lista como “mejor trasero en la clase de primer año”, una antigua amiga que no confió en ella, un chico que la espiaba por la venta, una hipócrita, un bobo que la manosea, un enemigo, un ladrón que roba sus poemas, un miembro de la lista que ya ha pasado, una animadora que se estrella contra una señal de “Stop”, un chico que la violó en una tina de agua caliente, el consejero, y Clay, su compañero del alma, todos los que pensaban que sus acciones eran inofensivas, que no la afectarían o dejarían una cicatriz en ella. Estaban equivocados.

EL AUTOR: JAY ASHER

Jay Asher nació en Arcadia, California, el 30 de septiembre de 1975. Se crio en una familia que alentó todos sus intereses, desde tocar la guitarra hasta su escritura. Asistió a la universidad después de graduarse en el Instituto de San Luis Obispo. Fue allí donde escribió sus dos primeros libros infantiles en una clase llamada Apreciación de Literatura Infantil. Después de secundaria, había decidido que quería ser profesor en una escuela primaria. Más tarde se trasladó a la Universidad Estatal Politécnica de California en San Luis Obispo, donde dejó su último año con el fin de seguir su carrera como un escritor serio. Está casado. A lo largo de su vida ha trabajado en diversos establecimientos, incluyendo como vendedor en una tienda de zapatos, así como en bibliotecas y librerías. Muchas de sus experiencias de trabajo han tenido un impacto en algún aspecto de su escritura.

Información de https://es.wikipedia.org/wiki/Jay_Asher

EL LIBRO

Hoy os traigo el libro por trece razones de Jay Asher, libro al que he llegado gracias al blog loslibrosdemariaantonieta.wordpress.com donde se hizo una reseña de la serie que ha hecho Netflix en torno al libro (dejo aquí el enlace a la entrada pertinente)

En el caso que nos ocupa hoy voy a tener que hacer algún spoiler en torno a la trama para poder hablar del libro, así que si tú que lees et tienes pensado leer el libro te aconsejo que no sigas leyendo

Comenzar diciendo antes de empezar a analizar el libro, que aunque se lee rápido, no es muy largo (173 páginas en mi edición), y es una prosa fácil os aconsejo intentar leerlo cuando estéis de buen humor y sin bajones emocionales, porque en ocasiones puede llegar a ser bastante duro y dramático.

Y ahora sí, comenzamos ya con el análisis del libro, lo primero, decir que creo que el libro lo que busca es reflejar el tema del acoso escolar y como este puede llevar a una persona al suicidio, creo que todos hemos visto casos en las noticias de niños y adolescentes que han acabado suicidándose debido a esto.

Lo siguiente que convendría mencionar es como en el libro a través de Clay y Hannah se nos va contando el infierno del acoso escolar, en el caso de Clay se nos ofrece desde el punto de vista de un espectador del acoso y posterior desesperación de Hannah, mientras que Hannah nos ofrece, desde sus cintas, el punto de vista de una persona que sufre acoso y que debido a esto está sola y no tiene a quien acudir para hablar o pedir ayuda, por ello llega un momento que no ve otra solución más allá del suicidio.

Centrándonos en las cintas, habría que destacar varias cosas:

  1. Muchas de las razones que da para haber llegado al final al que llega, se basan en rumores malintencionados que cuatro imbéciles amables compañeros, esparcen porque sí por el instituto
  2. Por otro lado encontramos a “amigas” que están dispuestas a creerse los rumores, aun sabiendo que son mentira, porque les afecta a ellas y a sus relaciones de pareja
  3. Por último encontramos a gente frívola que quiere hacer lo que podríamos llamar obras de caridad a costa de otras personas para quedar de simpáticas, a gente que ve las relaciones como algo superficial y basadas en los cotilleos y el interés que pueden sacar de ellas, mientras que por último hay otro grupo de personas que solo ven el físico o el que la mujer sea solo un cuerpo

En relación al punto 3 me gustaría poner un extracto del libro, en el que Hannah cuenta los resultados de que un compañero la incluyera en una lista de las que están buenas de la clase y las que no, como el mejor culo de la clase:

Sinceramente, creo que nunca escuché a Wally murmurar ni una sola palabra en Blue Spot. Intento recordar un simple «hola» o «¿qué tal?», o incluso un gruñido amistoso. Pero el único sonido que le escuché murmurar alguna vez fue por tu culpa, Alex.

Menudo amigo.

¡Alex! Eso es. Ayer alguien le empujó por el pasillo. Alguien empujó a Alex contra mí. Pero ¿quién era?

Aquel día, como siempre, la campanita sonó sobre la puerta cuando entré. ¡Ta-chín!, hizo también la máquina registradora. Cogí una barrita de caramelo de la estantería que estaba ante el mostrador, pero no puedo deciros cuál porque no lo recuerdo.

Agarré a Alex para evitar que se cayese. Le pregunté si estaba bien, pero me ignoró, recogió la mochila y salió corriendo por el pasillo. ¿Me pregunté si habría hecho algo que le hubiese molestado pero no se me ocurría nada.

Si quisiera, os podría decir el nombre de la persona que entró mientras yo buscaba el dinero en mi mochila. Lo recuerdo. Pero era uno de los muchos capullos con los que me he ido encontrando a lo largo de los años.

No sé, quizá debería descubrirlos a todos. Pero en lo que respecta a tu historia, Alex, su acción

— su horrible y asquerosa acción— solo fue una consecuencia de la tuya.

Y además, tiene una cinta enterita dedicada a él…

Hago una mueca. ¿Qué ocurrió en la tienda por culpa de la lista de Alex?

No, no quiero saberlo. Y no quiero ver a Alex. Ni mañana, ni pasado mañana. No quiero verles ni a él ni a Justin. Ni al burro culo-gordo de Jimmy. Dios, ¿quién más estará metido en esto?

Abrió la puerta del Blue Spot.

— ¡Hola, Wally! — dijo. Y lo dijo con una arrogancia que sonaba natural saliendo de su boca. Estoy

segura de que no era la primera vez que lo saludaba así, como si Wally estuviese por debajo de él—.

Oh, Hannah, hola — dijo—. No te había visto.

¿He dicho ya que estaba delante del mostrador, visible para cualquiera desde el momento queabriese la puerta?

Lo saludé con una minisonrisa, y dejé caer el dinero sobre la mano arrugada de Wally. Wally, por lo que pude ver, no le respondió de ninguna manera. Ni le miró, ni hizo una mueca, ni le sonrió (como solía saludarme a mí).

Sigo la acera doblando una esquina, alejándome de las calles residenciales, de camino al Blue Spot.

Es increíble cómo una ciudad puede cambiar tanto con solo doblar una esquina. Las casas que tenía detrás de mí no eran grandes ni lujosas. Eran de clase media. Pero estaban tocando a una parte de la ciudad que lleva años derrumbándose lentamente.

— Eh, Wally, ¿a que no adivinas qué ha pasado? — Sentía su aliento justo de encima de mi hombro.

Mi mochila estaba sobre el mostrador mientras cerraba la cremallera. Los ojos de Wally miraron hacia abajo, justo hacia el extremo del mostrador, cerca de mi cintura, y supe lo que ocurriría después.

Una mano me dio una palmada en el culo. Y después, lo dijo.

— El mejor culo de la clase de primero, Wally. ¡Y lo tienes justo delante de ti, en tu tienda!

Me puedo imaginar a más de un tío haciendo eso. El sarcasmo. La arrogancia.

¿Me dolió? No. Pero eso no importa, ¿verdad? Porque la cuestión es: ¿tenía derecho a hacerlo? Y la respuesta, espero, es evidente.

Lo aparté de un golpe con el rápido gesto de la mano que cualquier chica debe dominar. Y entonces fue cuando Wally salió de su caparazón. Entonces fue cuando Wally emitió un sonido. Su boca permaneció cerrada, y aquello no fue más que un rápido chasqueo de lengua, pero aquel ruidito me pilló por sorpresa. Sabía que, por dentro, Wally hervía de indignación.

El caso es que como podréis ver un papel que se hizo como una broma de mal gusto tuvo la consecuencia de que un tío decidiera que como Hannah era solo un culo, él podría tocarlo sin que ella pudiera decir nada.

Por otra parte según se plantea el tema del acoso escolar en el libro, da la impresión de que muchas veces la gente no puede o no quiere hacer nada (y en ocasiones no sabe qué hacer) para evitarlo, porque no es capaz de acercarse a la persona que lo sufre bien por miedo a represalias bien porque no capta las señales o porque no es capaz de conseguir que el afectado por esta situación pida ayuda.

Por otro lado, en varias de las cintas vemos como la protagonista de una forma más o menos indirecta pide ayuda y no consigue nada, caso de la petición de hablar del suicidio en clase o ya en la última cinta cuando acude al orientador. En el primer caso se dice de forma más o menos clara que en la clase se quedan en la superficie porque los alumnos proponen soluciones que no llevan a ninguna parte y acaban culpando al suicida por querer llamar la atención y la profesora se limita a dar datos estadísticas en torno al suicidio de jóvenes y se quedan ahí, mientras que el orientador debido a algo que pasa al final, las únicas soluciones que da son denunciar o seguir adelante.

Yo no voy a decir que el libro sea el mejor libro que he leído nunca, porque en mi caso no lo es, pero creo que es un libro interesante por lo que plantea.

Por último, me gustaría comentar algo que le he comentado a gente con la que he hablado del libro, deberían ponerlo de lectura en los institutos como lectura que pueda ayudar a concienciar a los alumnos en torno al acoso, aunque haya gente que le dé igual el tema, vayan a seguir siendo acosadores y a culpabilizar a las víctimas (el eterno si le pegan algo habrá hecho)

En cuanto a la serie no la he visto así que no puedo decir nada sobre ella.

Anuncios