Etiquetas

, , ,

Rubashov, miembro de la vieja guardia bolchevique y héroe de la Revolución Soviética, ha sido encarcelado acusado de traición al gobierno de Moscú. Es incitado a autoinculparse de una serie de delitos y traiciones que no ha cometido, pero termina por confesar a fin de salvar la Revolución. Esta obra cumbre de la literatura política nos ofrece un testimonio excepcional de la angustia que sufrieron cientos de antiguos miembros del Partido que desaparecieron, fueron encarcelados y juzgados o llegaron a autoinmolarse para salvarlo.

EL AUTOR: ARTHUR KOESTLER (1905 – 1983)

Novelista, ensayista, historiador, periodista, activista político y filósofo social húngaro de origen judío. Su nombre de nacimiento fue Kösztler Artúr, que cambió posteriormente a Arthur Koestler al nacionalizarse británico.

Vivió intensamente la revolución dirigida por el líder comunista húngaro Béla Kun, sintiéndose Koestler un “comunista romántico”. Tras la caída de la “Comuna húngara”, escapó de Hungría con su madre y se instaló en Viena. Entre 1922 y 1929 se hizo sionista seguidor de Zeev Jabotinsky. Tras abandonar sus estudios, partió hacia Palestina para trabajar en un kibutz, pero no estaba preparado para las labores agrícolas. Regresó a Europa, a Berlín, donde ingresó clandestinamente en el Partido Comunista en 1931.

Viajó a la Unión Soviética pero al conocer el régimen de Stalin regresó en 1934. Estuvo como corresponsal del diario inglés News Chronicle en la Guerra Civil Española y fue detenido por los franquistas tras la caída de Málaga en febrero de 1937. Encarcelado en Sevilla, fue condenado a muerte y finalmente canjeado por la esposa del aviador del ejército sublevado Carlos Haya, gracias a la mediación del Foreign Office. A la vuelta de la guerra civil española, abandonó definitivamente el Partido Comunista y se convirtió en un detractor acérrimo del comunismo. Participó en la Segunda Guerra Mundial donde, apresado por los nazis, fue internado en el campo de concentración de Vernet d’Ariège. Gracias a la ayuda de un miembro del Servicio de Inteligencia fue puesto en libertad condicional y se estableció en Marsella, desde donde consiguió pasar a Argelia y de allí a Casablanca e Inglaterra.
De su internamiento en el Vernet d’Ariège escribió La lie de la terre (1941).
Se interesó por la parapsicología, a la que dedicó sus libros Las raíces del azar y El desafío del azar.
Enfermo de leucemia y Parkinson, se suicidó en 1983

EL LIBRO

Hoy os traigo el cero y el infinito otro bonito libro sobre la Rusia comunista.

En el caso que nos ocupa hoy y según habéis podido leer un poco más arriba, el libro está centrado en las purgas dentro del partido.

En cierto modo el libro resulta interesante ya que presenta no sólo los métodos para interrogar que se usaban en la antigua URSS sino también como a la gente que se quería quitar del medio se la acusaba de cualquier chorrada (con o sin fundamento) para meterla en la cárcel, las peleas de los funcionarios con un rango relativamente alto dentro de las propias prisiones para lograr ascender y dejar mal al de al lado.

En cuanto al tono del libro da la impresión de que Arthur Koesler, el autor, cuenta el tema que trata en el libro como si fuera algo normal y habitual, posiblemente y desde mi punto de vista, al hacerlo así lo que se busca es reflejar algo que podría ser bastante habitual en este tipo de regímenes. Cabría destacar en este punto que Koestler en un principio fue comunista y antifascista y que con el tiempo acabó siendo anticomunista, debido sobre todo a que era una persona un poco complicada e individualista.

En cuanto a esto, convendría destacar que Koestler, estaría conectado con la visión del comunismo de Orwell, ya que ambos lo conciben como un régimen muy centrado en el culto a la personalidad de Satlin y en su afán de poder, gracias al cual no se cortaba a la hora de sacrificar comunistas, acusándolos de revisionistas para afianzarse en el poder, como una crítica hacia la práctica comunista (frente a la ideología), en la que el individuo no cuenta frente al partido; en el caso de Orwell, el ejemplo más claro es rebelión en la granja.

Por otra parte es interesante como se insinúa de una forma más o menos clara como el comunismo pecaba hasta cierto punto de doble moral, ya que por una parte se critica lo que hacen otros sistemas políticos, o como es el caso del libro, en el puerto de Amberes, los comunistas por un lado decretan una huelga de estibadores en contra de la invasión de Abisinia por parte de Italia mientras a la vez se obliga a descargar los barcos de la URSS, para evitar problemas económicos a la URSS.

Para acabar, me gustaría decir que aunque ya sé que en el presente año 2017 es el centenario de la revolución rusa y que a lo largo del pasado mes de abril y el presente mes de mayo hemos hablado de varios libros que tocan la temática de forma más o menos velada (rebelión en la granja de Orwell, la revolución rusa contada para escépticos de Juan Eslava Galán, o el presente volumen) ha sido, simple y llanamente una casualidad que se ha dado

Anuncios