Etiquetas

, , ,

Australia es el sexto país más grande del mundo y la isla más extensa. Es la única isla que también es continente y el único continente que a su vez es un país. Es el más seco, árido, yermo y climáticamente agresivo de todos los continentes habitados y no obstante lleno de vida, gran proporción de ella bastante mortífera.

De hecho, hay allí más peligros inminentes que en ningún otro lugar. Un país donde el gusano más peludo puede dejarte seco con su venenoso pinchazo, donde las conchas marinas no sólo pican sino que te persiguen, donde te expones a inesperadas picaduras y mordeduras mortales, donde puede zamparte un tiburón o unas irresistibles corrientes arrastrarte mar adentro. Ignorando estas amenazas, Bill Bryson viajó a Australia y enseguida se enamoró del país. ¿Quién podría culparlo? La gente es alegre, ingeniosa y atenta; sus ciudades son seguras, limpias y casi siempre se sitúan cerca del agua; la cerveza está fría y el sol brilla con frecuencia. La vida no puede ser mucho mejor que esto.

EL AUTOR: BILL BRYSON

Nacido el 8 de diciembre de 1951 en Des Moines, Iowa (EE.UU), es un escritor británico nacido en Estados Unidos, autor de diversos libros sobre viajes, lengua inglesa y de divulgación científica. Estudió en la Universidad de Drake, abandonando los estudios en 1972 para viajar por Europa. A mediados de los setenta, Bryson comenzó a trabajar en un hospital psiquiátrico en Virginia Water, en Surrey (Inglaterra), donde conoció y se casó con Cynthia, una enfermera inglesa. Juntos volvieron a Estados Unidos para que Bryson pudiera terminar su carrera. En 1977 volvieron a Inglaterra, donde se establecieron hasta 1995. Vivieron esa época en Yorkshire Norte y Bryson trabajó como periodista, faceta en la cual llegó a ser el redactor jefe de la sección de negocios del periódico The Times, y luego subdirector de noticias nacionales de la misma sección, pero esta vez perteneciente al periódico The Independent. Dejó el periodismo en 1987, tres años después del nacimiento de su tercer hijo, para dedicarse a escribir.

En 2003, en coincidencia con el día mundial del libro, los votantes británicos escogieron su libro Notes from a Small Island (1995) como el que mejor resume la identidad y el estado de la nación británica. En ese mismo año Bryson fue nombrado comisario para el patrimonio inglés (English Heritage).

En 2004, Bryson ganó el prestigioso Premio Aventis por el mejor libro de ciencia general por Una breve historia de casi todo. Este conciso y popular libro explora no sólo la historia y el estatus actual de la ciencia, sino que también revela sus humildes y en ocasiones divertidos comienzos. Bryson también ha escrito dos trabajos sobre la historia de la lengua inglesa: The Mother Tongue (1990) y Made in America (1994), y su diccionario Bryson’s Dictionary of Troublesome Words (2002). Estos libros fueron aplaudidos por público y crítica, aunque también recibieron críticas por parte de algunos académicos, que consideraban que dichos libros contenían errores fácticos, mitos urbanos y etimologías populares. Aunque Bryson no tiene cualificaciones lingüísticas, está generalmente considerado un buen escritor en este campo. Desde 2006 es miembro de la Orden del Imperio Británico.

Entre sus obras más conocidas destacan: En las antípodas (2000), Una breve historia de casi todo (2003), Aventuras y desventuras del chico centella (2006), Shakespeare (2007) y En casa: una breve historia de la vida privada (2010).

EL LIBRO

Hoy, os traigo la reseña de un libro de viajes: en las antípodas, que como se ha dicho un poco más arriba relata un viaje por Australia.

Tengo que reconocer que el libro me ha gustado mucho, ya que el libro no solo cuenta el viaje del autor por Australia, sino que también lo va salpicando de experiencias que va teniendo e historias y detalles en torno al país.

También debo decir que me ha gustado, no solo por lo que se va contando a lo largo del libro o la forma de contarlo (muy amena, dicho sea de paso) sino que tengo que reconocer que muchas de las cosas que se van contando no las conocía, de hecho el libro me ha hecho ver que no se mucho sobre Australia (me refiero más allá de algunos datos históricos y cuatro frivolidades)

Es cierto que el libro fue publicado en el año 2000 y que ha llovido bastante desde entonces, pero creo que merece la pena leerlo, ya que como digo está redactado de una forma que no se hace aburrido, es decir no es el típico ensayo pesado que se leen tres páginas y hay que dejarlo, está lleno de anécdotas curiosas en torno a la historia, la flora la fauna y la geografía del país, en su mayoría poco o nada conocidas, al menos para quien esto escribe.

Creo además que es muy recomendable porque al margen de que el autor pasa por las principales ciudades de Australia, va a una serie de sitios que no son tan conocidos para la mayoría de la gente (un poco como Javier Reverte en sus libros de viajes), lo que puede ayudar a salirse de los circuitos turísticos más masificados.

Por todo ello, me gustaría recomendar su lectura, ya que pasareis un buen rato viajando sin salir de casa.

Anuncios